Adiós a los estratos sociales en Bogotá

Contar en las ciudades colombianas dónde vives es decir cuánto vales. La gran metrópoli de ese país quiere poner fin a los estigmas.



crojas@elcomercio.com   Carlos Rojas A. Editor (O) 26 Julio 2014

Bogotá quiere eliminar sus estratos sociales. Esta oración pudiera sonar a puro romanticismo o a simple demagogia. Pero en cierta forma se trata de un proyecto real. Las autoridades de la capital colombiana se propusieron poner fin a 30 años de una política pública que terminó por estigmatizar a sus habitantes, quizás más que a ninguna otra sociedad latinoamericana.

Todas las ciudades colombianas, décadas atrás, fueron divididas en seis estratos. A los sectores más pobres se los identificó con los estratos 1 y 2; a los barrios de las clases medias con el 3 y el 4; y  las familias más acaudaladas fueron categorizadas en los lugares 5 y 6.  
Se pudiera inferir que con esta metodología los subsidios estatales se aplicaron por años de forma eficiente para la gente más necesitada. El costo de las tarifas de luz, del acueducto (agua y alcantarillado), de la telefonía fija o del gas por tubería, en los estratos 1 y 2, es en Bogotá entre tres y cinco veces más barato que en los barrios más acomodados.

Mientras en Ecuador, los gobiernos han atravesado por  verdaderas crisis políticas y sociales por no saber cómo focalizar el subsidio al gas y evitar que por su bajo precio los ricos calienten con él sus piscinas, en Colombia, el pago por este combustible que llega por tubería, sí pudo racionalizarse.

Sin embargo, el pragmatismo económico no lo es todo en la gestión de un gobierno. El debate que actualmente existe en Bogotá, por el fin de la estratificación, demuestra que las urgencias sociales ahora vienen por el lado de lo simbólico. Mucho más que en cualquier otra ciudad latinomericana, el  estigma de pertenecer a un barrio de estrato 1 y 2 funciona como una carta de identidad.   

Las planillas de los servicios públicos vienen marcadas con la estratificación. Una persona que se afilie a la seguridad social o que busque un seguro privado, debe dar cuenta del estrato al que pertenece. También si va a abrir una cuenta bancaria.

Las inscripciones para los colegios privados y para matricularse en la universidad pública requieren de esta información. Los planes de telefonía celular y hasta la televisión por cable también toman en cuenta las ‘ventajas’ de la estratificación para armar sus paquetes y ofertas. La gente de barrios inferiores puede, entonces, gozar un poco de estos lujos .

No es que el paternalismo, como una forma de repartir -siempre de forma desigual- la riqueza, haya perdido sentido en la sociedad colombiana. Y tampoco dejará de ser usada por los gobiernos.

Pero el debate en Bogotá parte de que el estigma por ser subsidiado rebasó los límites del derecho a la intimidad. Los estudios de mediados del siglo XX, del autor canadiense Erving Goffman, pueden resultar oportunos para entender cuánto lacera el tener que  decir y asumir públicamente el estrato al que se pertenece y que la sociedad te encasille en él de por vida.

Goffman hizo de la metáfora teatral un buen método para explicar cómo funciona la interacción simbólica en las personas. A diferencia de los pensadores de su época, este canadiense se preocupó por la microsociología, desde donde determinó que las personas son unas cuando están en el escenario y otras cuando  están en el ‘backstage’. Si los humanos usamos máscaras cada vez que nos movemos en sociedad, el estigma del estrato  impide que las  personas se refugien en su careta.

Las autoridades bogotanas trabajan en este plan piloto con la ayuda de ONU-Hábitat. Uno de sus integrantes, el académico Roberto Lippi, sostiene que el modelo de estratificación, exitoso hace tres décadas en lo económico, es hoy obsoleto   porque en Colombia se ha reducido mucho la pobreza.

Pero ese crecimiento, en el aspecto simbólico, no detuvo la segregación. En una entrevista a diario El Tiempo, Lippi dice que lla estratificación hizo que los pobres siempre estén junto a los pobres y los ricos, siempre con los ricos. Además, como el estrato se define por el barrio, no hay incentivos para que la gente y las autoridades mejoren su entorno; la máscara de un barrio remozado puede significar el aumento de categoría y la reducción de los subsidios.

El proyecto de Bogotá es un primer paso contra el estigma. No será un camino fácil, pues como diría Goffman hay una identidad estropeada por 30 años y humanizar la convivencia tomará mucho trabajo.

Estratos

Estrato 1 El 9% de la población de Bogotá (679 000 personas) está identificada en este segmento. Las localidades de Usme y Ciudad Bolívar pertenecen a este estrato social.

Estrato 2 Aquí está el 40% de toda la ciudad. Más de 3 millones de bogotanos tienen esta condición social.

Estrato 3 La clase media  que vive en los sectores con este estrato representa el 35% de la población (2,6 millones). Los barrios del estrato 3 están regados en toda la ciudad.

Estrato 4 La cantidad de personas que vive en los barrios con este estrato corresponde también al 9%.

Estratos 5 y 6 Ni el 5% de los bogotanos vive en las zonas más acaudaladas de la ciudad. Su población es de 328 000 habitantes. Ellos son quienes pagan las más altas tasas de los servicios públicos de la ciudad.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta