Una comedia puede desatar una guerra

‘The Interview’ pasó de ser un nuevo estreno de Hollywood a erigirse como el detonante de una posible nueva guerra. ¿Hasta dónde llega la sociedad del espectáculo en estos días?



paredesf@elcomercio.com   Flavio Paredes Cruz. Editor 27 Diciembre 2014

El epítome de la sociedad del espectáculo se ha hecho cierta en estos días de ficciones que resquebrajan las frágiles relaciones de la geopolítica global. Vientos de guerra amenazan desde Corea del Norte y repudio a sanciones y a ataques cibernéticos se sueltan desde los podios de EE.UU. En el medio, los rostros de los actores Seth Rogen y James Franco, el nuevo Hollywood, la nueva comedia ‘gringa’, esa ficción que pone en vilo las tensiones de una ¿nueva Guerra Fría?

Estados Unidos y Corea del Norte -según analiza DPA- intercambian amenazas como en los momentos álgidos de los 80; aunque la contienda se libra, por ahora, en el ciberespacio. El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció una reacción “adecuada” al ciberataque contra el estudio de cine de Sony Pictures del que Washington acusa a Pyongyang.

No le quedaba otra opción, pues lo ocurrido no sólo obliga a Estados Unidos a dar una respuesta, sino que también lleva aparejado un cierto chantaje. El hecho de que otro país consiga hacer daño a la libertad de expresión en Estados Unidos supone una humillación para Washington; una nación que se presenta como faro de la libertad en el mundo no puede aceptarlo sin más.

La decisión de Sony Pictures de cancelar la sátira ‘The Interview’, en la que los protagonistas reciben el encargo de matar al líder norcoreano Kim Jong-Un, puso a Estados Unidos en una situación muy difícil, opina Scott Snyder, experto en los conflictos coreanos, del Think Tank Council on Foreign Relations. Obama debe encontrar un camino de quitar a los enemigos del país la impresión de que “esas amenazas podrían funcionar de verdad”.

Presidente de Corea del Norte
Presidente de Corea del Norte
Pyongyang amenazó con represalias por el filme.

El sábado pasado (20 de diciembre), Corea del Norte incluso propuso a Estados Unidos investigaciones conjuntas sobre el caso, algo que los expertos interpretaron como un paso de Pyongyang para presionar a Washington, ya que es muy improbable que éste acepte la oferta de colaboración. Pero si rechazan la propuesta, amenazó Corea del Norte, el país tendrá que afrontar consecuencias. Para el domingo,  un día más tarde, Pyongyang amenazó con ataques militares contra suelo continental estadounidense. ¿Y ahora qué?- continúan Gabriele Chwallek y Dirk Godder, de la DPA-.

La cruz para Estados Unidos es que en el régimen comunista aislado internacionalmente apenas queda poco espacio para nuevas sanciones, pues el país ya está copado desde hace años de castigos por su controvertido programa nuclear. ¿Y un ataque cibernético? Albergaría el riesgo de que estalle una auténtica ‘ciberguerra’ entre los dos países en la que Estados Unidos, con su desarrollada infraestructura -desde el sector energético al del transporte, pasando por el sistema el sanitario- ofrece muchos más objetivos de ataque que Corea del Norte.

Si en los 90 Pierre Bordieu acusaba que la Guerra del Golfo nunca existió, porque se trataba de un conflicto bélico de mandos a distancia y de misiles que caían sobre Bagdad como lucecitas fluorescentes en la pantalla del televisor -vía CNN-, ahora es al revés. La guerra es una posibilidad porque una expresión del simulacro hace mella en los orgullos y los horizontes de la política actual.

También, entre los discursos de Obama y los cortes de Internet en Corea del Norte, está un gigante del entretenimiento -Sony-, que al retirar  la película o posponer su estreno se aseguró de hacer la alharaca suficiente para que, cuando llegue a salas, la taquilla sume asistentes y billetes.

Presidente de EE.UU.
Presidente de EE.UU.
Barack Obama, dijo que reaccionará por el ataque a Sony.

Todo, porque -se sabe- el sentimiento de patriotismo está tan ligado a las medidas de la propaganda que lo convierte en un discurso  en extremo maleable: manipula la palabra, manipularás a la audiencia.

¿Recuerda el filme ‘Wag the Dog’? Un Dustin Hoffman, como productor de Hollywood, y unos Robert DeNiro y Anne Hache, asesores de la Casa Blanca, unen talentos y estrategias para inventar un guerra lejos de sus fronteras; allá, donde EE.UU. hace batalla en favor de la libertad, siempre y cuando su Presidente (en la ficción), en búsqueda de reelección, no pierda un voto tras un escándalo sexual. ‘¡Wow!’ Alguien dijo que “la realidad supera a la ficción”, ¿qué se dice tras los ejemplos de este presente geopolítico? Lo mismo.

Son tiempos abstrusos para la ironía, la sátira, la parodia; abstrusos para el humor, para la ficción. Ahora la corrección política o los encantamientos del poder buscan en el espectáculo las maneras de contagiar de sus ínfulas a la población… Pero no es algo nuevo, desde la antigüedad romana se sabe que el ‘panem et circenses’ es la forma predilecta para seducir a las masas, a esas mayorías que deciden ‘en democracia’.

La película ‘The Interview’ no se estrena en Ecuador, quizá llegará a salas... quizá no -la diplomacia ecuatoriana dio en contra del informe sobre Derechos Humanos en Corea del Norte-. Los personeros del país guardaron cauto silencio; como si el eufemismo  fuera
herramienta estatal frente al alegato de un país que ha coartado toda libertad de sus habitantes, bajo la égida divina de su líder. Si se busca lectura amena -no por ello resulta insustancial- sobre lo que ha ocurrido en el país asiático, en perchas está ‘Querido Líder: Vivir en Corea del Norte’, de  Barbara Demick.

Ahora, Obama tampoco se libra. El entuerto de ‘The Interview’ bien le ha servido para despistar la polémica y las acusaciones sobre los crímenes raciales que se han dado en su territorio, con policías y afroamericanos como contrincantes sobre el asfalto.
Cuestionamientos hay para lado y lado; pero que un contenido de ficción, de comedia sobre la geopolítica global llegue a plantear un enfrentamiento bélico es cosa de estos tiempos... De tiempos donde el simulacro pierde ante la realidad.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta