Oswaldo Viteri: la arquitectura y el mural

Uno de los artistas más importantes de la historia del país tuvo un paso casi desconocido por la arquitectura y el muralismo.



Rómulo Moya Peralta* 28 Marzo 2015

Siempre hay facetas poco conocidas en los grandes artistas; cuando el altísimo nivel alcanzado en alguna de sus manifestaciones plásticas es superlativo, deja a las otras en un injusto anonimato. Este es el caso del maestro Oswaldo Viteri, uno de los más importantes pintores y escultores ecuatorianos del siglo XX, nacido en Ambato, en 1931 y universalmente conocido por su obra. Él realizó también murales y obras de arquitectura que debemos poner de relieve.

En 1951, apenas terminado su bachillerato en el Colegio San Gabriel, se inscribió en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Central de Quito, que hacía muy poco había empezado a funcionar. Su motivación personal fue la de encontrar en esta profesión universitaria un nexo con el arte, que por entonces ninguna otra le ofrecía. Aún hoy recuerda con gratitud a sus maestros, Jaime Dávalos, Sixto Durán Ballén, Gilberto Gatto Sobral, Oswaldo Arroyo, César Troya, Antonio Portilla, Jorge y Gustavo Cazares, Giovanni Rota, Jaime Andrade, Sergio Guarderas, Nicolás Delgado, Antonio Jaén Morente, entre otros.

De la misma manera recuerda con profunda nostalgia y cariño la relación fraterna con Carlos Velasco, Milton Barragán, Mario Arias, Luis Romero, Ramiro Pérez, Andrés Chiriboga, Agustín y Fabián Patiño, Luis Oleas, Javier Dávalos, Luis Lavalle y unos cuantos más compañeros de época.

Aunque sus inicios como arquitecto estuvieron marcados por la participación en el equipo responsable de una obra icónica para la ciudad, son los conceptos a cerca de la arquitectura los que a mi juicio debemos rescatar por su relevancia. Pero, yendo por partes, recordemos: en 1957, cuando Oswaldo Viteri estaba a punto de graduarse de arquitecto, se debía realizar en Quito la XI Conferencia Interamericana. El gobierno de Camilo Ponce Enríquez encargó el reto de crear una nueva infraestructura a tono con la magnitud del evento. Es así que su ministro de Obras Públicas, el arquitecto Sixto Durán Ballén, organizó la planificación y la construcción del actual Palacio Legislativo, del Palacio de Justicia, la remodelación del Ministerio de Relaciones Exteriores, la construcción del Hotel Quito  y la restauración total del Palacio de Gobierno.  Durán Ballén  creó un equipo especial dirigido por el arquitecto Alfredo León, profesional de prestigio, quien asumió la responsabilidad con gran disciplina y experiencia, dirigiendo a un grupo de jóvenes y talentosos profesionales entre los que se encontraba Oswaldo Viteri.

Oswaldo Viteri
Oswaldo Viteri
en los años ochenta, en su casa-museo en el norte de Quito

A partir de ese momento su vida se vería ligada a la arquitectura, como docente, como profesional y como artista, lo que se ve reflejado en su obra como muralista y en un pensamiento arquitectónico elaborado, acerca del espacio y sus límites, las texturas, los materiales y los colores.

En el año de 1959 ingresó como profesor a la Facultad de Arquitectura de la Universidad Central,  donde se jubiló luego de 30 años como profesor en diferentes niveles y materias. También fue profesor y director de la Escuela de Bellas Artes, y fundador con Jaime Andrade Moscoso de la Facultad de Artes, de la cual también fue profesor.

Como muralista conjugó la arquitectura y el arte, entendiendo que estos son parte del límite que crea al espacio arquitectónico, pero un límite que “habla”, que expresa con el lenguaje del arte todo lo que el artista tiene para incorporar a la arquitectura, emocionando, conmoviendo al sujeto que la habita o que la observa.

En 1978, el Banco Central del Ecuador convocó a un concurso para la elaboración de un mural en su sede de la ciudad de Ambato. Decidió participar en el concurso y  seleccionó  su proyecto. Habiendo sido alumno de Jaime Andrade Moscoso, el más grande muralista ecuatoriano, le propuso trabajar en equipo y utilizar una técnica en piedra que Andrade dominaba. De 90 m2, el mural representa en sus palabras, “la ciudad de Ambato en piedra blanca de mármol, simplificada y resuelta así como todo el mural en una trama geométrica de verticales, horizontales y diagonales. En los costados laterales de la ciudad, están dispuestos árboles en triángulo, tomando en consideración la importancia que ha tenido para los ambateños y sigue teniendo el culto por la naturaleza y por el árbol. En la parte inferior, también con triángulos y piedras grisáceas azuladas se trata de representar el río Ambato. En la parte superior el cielo, en donde se destacan los dos únicos círculos del mural que son el Sol y la Luna”.  Este mural se encuentra ubicado en el edificio que hoy pertenece al Consejo Provincial de Tungurahua.

En su obra, en general, siempre se pueden encontrar en contrapunto los temas de lo “sacro y lo profano”; en 1988, el obispo de Riobamba monseñor Víctor Corral le solicita realizar un mural para la pared principal, atrás del altar mayor de la Catedral de Riobamba. El tema tenía que ser un Cristo Redentor. El mural se realizó con la misma técnica del mural de Ambato, mosaico de piedra, contó con la colaboración en su ejecución del gran maestro de la piedra Gonzalo Guachamín.

El mural para la pared principal
El mural para la pared principal
que quedá atrás del altar mayor de la Catedral de Riobamba

El maestro Viteri siempre ha abogado porque la arquitectura “recupere su verdadero rostro”, lo que ha significado para su pensamiento, lograr reflejar el sentido histórico mágico y contradictorio de la cultura de nuestros pueblos andinos. Esto se verifica en su casa-taller donde él propone un espacio para el trabajo, entendido como una actividad no establecida por un horario sino concebida con un sentido total que no excluye nada, donde puede estar involucrado con la naturaleza, escuchar música, meditar y pintar cuando desee hacerlo. Al no definir límites convencionalmente entre trabajo y vida, tanto como actividad, cuanto como lugar, la idea fundamental reside en concebir espacios abiertos, espacios no limitados ni determinados funcionalmente. “Soy enemigo de la saturación, del uso máximo de los espacios. La saturación me asfixia, me deja sin ánimo, sin ilusión, sin campo para la imaginación.

Este concepto se relaciona con mi intención de recuperar en el espacio la manera de interpretar la vida del hombre ecuatoriano y andino, que tiene sentido cósmico”.

A Viteri le interesa un espacio en el que se patentice la existencia de múltiples expresiones de nuestra cultura, desde su carácter “mágico”, que le impiden pensar en una sola. “La respuesta polifacética, capaz de despertar inquietudes, de motivar. Por eso, soy enemigo de la estandarización, de la forma única de ver, de la unidad, de los dogmas”, ha dicho. Para Viteri, la vida es lo más importante. La dimensión social e individual de nuestros países pobres, llenos de contradicciones, requiere del artista y del arquitecto respuestas contradictorias y multifacéticas. “Como pintor no me expreso de una forma única, sino de distintas formas, no en una sola línea. Creo que artistas y arquitectos debemos contribuir de alguna manera al proceso dinámico y dramático de cambios, en el campo de la cultura”, sostiene.

*Arquitecto. Director de la revista de arquitecturaTrama

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta