¿Qué requiere menos energía? Creer

Aunque estemos en el siglo XXI, hablar de ateísmo todavía puede ser complicado; la gente no quiere hacerlo. No es el caso de Santiago Gangotena, quien además de físico, o por eso mismo, no es creyente.



iguzman@elcomercio.com   Ivonne Guzmán. Editora (O) 28 Marzo 2015

Santiago Gangotena es un hombre ocupadísimo. La entrevista para hablar sobre ateísmo —en época de visitas papales y renovados fervores religiosos incluso en instancias estatales laicas— tiene lugar mientras firma cheques, lee mensajes escritos por su asistente en pequeños papeles o recibe llamadas telefónicas.

El inicio de la conversación es desconcertante, pues a la pregunta de si es ateo, responde: “¿Qué es ser ateo?”. Y a la respuesta: No creer en Dios, devuelve una nueva pregunta: “¿Quién es Dios?”. Entonces, sonrío, tomo aire, me acomodo en una de las sillas de su enorme oficina y comienzo nuevamente, desde cero.

¿Se acuerda de la época en la que reconocerse ateo era lo peor que se podía hacer?

Sí. Eras puesto a un lado, criticado. Y todavía es así.

Pero mucho menos.

Bueno, hay más apertura. Antes era exagerado.

¿En algún momento se sintió segregado, rechazado?

Sí, por la gente mayor. Y todavía me pasa.

¿Qué hace en esos casos?

Les digo que mi formación de científico me hace ver las cosas en forma más clara. La ciencia está basada en la duda, a diferencia de la religión, que está basada en la creencia. La idea de alma o dios, desde el punto de vista de la mayoría de científicos, es una forma de no aceptar la impermanencia de la vida, la mortalidad del cangrejo. Nada en este universo, absolutamente nada, es eterno.

Ni inmutable.

Ni inmutable; todo cambia y todo muere. Cuando miramos hacia las estrellas, parecería que están allí, y que han estado por siempre jamás, pero ahora sabemos que esas estrellas ya pueden estar muertas.

Con toda la información que tenemos ya no hay justificación para creer a ciegas.

Las creencias cada vez más van desmoronándose gracias a la duda que es la que mueve y promueve desarrollo.

¿Es de los que dice: Gracias a Dios soy ateo?

No.

Pero hay en Ud. rezagos de la fe con la que ha convivido.

Claro. El condicionamiento social es muy fuerte.

¿Cuál es el rasgo de creyente más acentuado que usted aún mantiene, pese a no creer en Dios?

No tengo ninguno. Uno ya con la ciencia y la inteligencia se va dando cuenta de que sí es posible que exista Dios, pero bueno, que lo comprueben. Nadie en toda la historia ha logrado probar su existencia.

¿Un ateo es alguien que prefiere seguir haciendo preguntas a conformarse con una respuesta?

Sí, puede ser, porque está dudando continuamente. Cuando uno duda quiere decir que hay ignorancia, pero esa duda lleva al crecimiento, tanto personal como social. El científico siempre duda; nosotros dudamos hasta de (Albert) Eisntein.

Y eso está bien.

Eso es lo que nos hace cambiar y mejorar, porque aparecen cosas nuevas.

Entonces, ¿la principal característica de un ateo es la capacidad de dudar?

No. El ateo tal vez simplemente cree en sí mismo.

¿Usted en qué cree?

Yo creo que estamos conversando… No creo en nada.

Solo en este momento.

Sí, porque el pasado ya se fue y el futuro no sabemos… De lo único que puedo estar seguro es de que estoy este rato hablando, y también de que voy a morir.

A los seres humanos, ¿se nos hace más fácil entender el universo y nuestra propia vida si existe un dios?

Una ley natural es la del principio de mínima energía. ¿Qué requiere menos energía? Creer. Ya me tienen armado cómo pienso, qué hago, cómo digo... Por una parte se cree en Dios por miedo, porque así se educa religiosamente a los niños; y por otra parte, por seguridad.

¿Cómo se explica que grandes sabios, gente estudiada siga creyendo en Dios a pesar de saber tanto?

El miedo es un factor importantísimo. La conciencia de la fragilidad de la mente y el cuerpo humanos lleva a un estado de inseguridad muy alto, por eso la idea de un alma permanente o de un dios es natural.

¿Esa idea alivia el miedo?

Sí.

¿Qué le ha dado la religiosidad al mundo?

Hay buenas cosas, como evitar ciertas actitudes negativas.

¿Y qué le ha quitado?

Creo que ha causado mucho dolor, en el sentido de que debido a la pared de la religiosidad no se ha dudado y los pueblos donde menos se duda, por ejemplo los latinos o los musulmanes, son los países más atrasados, porque no han podido utilizar la ciencia y la tecnología para desarrollarse.

¿Qué le ha dado y le ha quitado el ateísmo al mundo?

Un ateo en general es menos violento, por su actitud, que una persona religiosa que tiene facilidad de volverse violenta porque es vehemente. De la vehemencia a la violencia hay un paso. Un ateo no, porque no cree y punto, pero no está tratando de convencer a nadie.

Pero ¿ha aportado algo?

Como hay muy pocos ateos no se nota tanto, pero creo que ha aportado paz.

¿Qué es lo más difícil para un no creyente de vivir entre creyentes?

No tengo problemas, pero a veces sí es molesto. Por ejemplo, cuando ves que la gente se aferra a cosas totalmente improbables, y cuando ya cuando no tiene argumentos te dice: ‘Es que no estás preparado.’ Entonces no se puede discutir y por eso no hay progreso. No se puede progresar cuando alguien ya establece que tiene una pared y de ahí no pasa.

Dos o tres razones de por qué es válido el ateísmo.

En mi experiencia, las personas que no tienen creencias tienden a ser más buenas, también más humildes.

Santiago Gangotena

Nació en Quito en 1945. Es físico nuclear por la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. Es el fundador de la Universidad San Francisco de Quito, su mayor emprendimiento, que hoy cuenta con miles de alumnos (comenzó a funcionar en 1988). Además es chef, tuvo una etapa como pintor y ha escrito un libro sobre meditación: ‘El cuarto estado de la mente’.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta