Ese adultocentrismo que no hemos dejado atrás

La ausencia de diálogo intergeneracional y la subordinación de personas por su edad biológica no permite que niños, jóvenes y ancianos sean copartícipes de la sociedad



paredesf@elcomercio.com   Flavio Paredes Cruz. Editor (O) 03 Abril 2016

Entre las ideas posicionadas por la contemporaneidad, el cuestionamiento de los roles tradicionales es -quizás- la que ha abierto un mayor debate social. Si las relaciones de poder con matices étnicos, sexuales o de género y el modelo patriarcal han sido ampliamente criticados,  el adultocentrismo y sus prácticas,  respecto de la ‘inferioridad’ de otras edades, han empezado a ser discutidos.

Desde mediados del siglo XX se han dado cambios sociales y culturales que llevaron a los adultos a quedarse sin referentes estables para ejercer su papel. El adultocentrismo define una serie de mecanismos y prácticas, desde los cuales se ratifica la subordinación de las personas de otras edades, como sujetos con menos razón, madurez (o falta de conocimiento) y responsabilidad o seriedad (en un sentido moral). Ello se traduce en aplicaciones disciplinarias o reguladoras, que no contemplan al niño, al adolescente, al joven o al anciano como copartícipes en la sociedad ni como individuos cabales. 

Esas formas de mirar a la niñez como un proyecto de adulto; a la adolescencia, como una transición conflictiva; a la juventud como etapa de preparación y moratoria; o a la vejez como una pérdida de facultades, no considera la especifidad de cada edad, sino que las discrimina desde un distanciamiento de los ‘no adultos’ como ‘no civilizados’. 


La metáfora kantiana de “la ilustración como la mayoría de edad” ha calado y definido el pensamiento y el sentido de las sociedades occidentales; implantando, así, una colonialidad del saber: “Yo sé y soy adulto. Tú que aún no sabes, ¡quédate en tu lugar!”. Frente a ello, el posmodernismo impulsó nuevas ideas y relaciones, sea pensando el poder, la vigilancia y el castigo (Foucault), desde perspectivas decoloniales o desde una crítica de la psicología evolutiva. 


Asimismo, se ha vinculado la crítica al adultocentrismo con las operaciones que expresan dominación desde la infantilización del ‘otro’. Así, por ejemplo, una forma de descalificar ha sido atribuir al que es, piensa o actúa diferente una condición de niño. Esto, asumiendo que lo infantil sea característica de quien no comparte la moral o las ideas hegemónicas.  


Pierre Bordieu, en ‘La juventud no es más que una palabra’,  escribió: “La juventud y la vejez no están dadas, sino que se construyen socialmente entre jóvenes y viejos. La edad es un dato manipulado y manipulable, muestra que el hecho de hablar de jóvenes como unidad social, de un grupo constituido, que posee intereses comunes y referir esos intereses a una edad definida biológicamente, constituye en sí una manipulación evidente”.


En Ecuador, Jorge Daniel Vásquez ha desarrollado y difundido estudios y reflexiones (publicaciones de la PUCE o de la Flacso) sobre el adultocentrismo. Lo ha observado en el contexto latinoamericano y  respecto de la producción y trasmisión de nociones y representaciones cotidianas de lo juvenil en la industria cultural, los medios y la educación (en un sistema donde la pedagogía más tradicional ha entablado una relación de poder y no entre pares).


Los derechos de la niñez y la adolescencia alteraron el orden de superioridad de los adultos, proponiendo relaciones más igualitarias y poniendo límites a arbitrariedades. Sin embargo, a pesar de la existencia de un marco de derechos específicos para cada edad (Ley del Anciano y el Código de la Niñez y Adolescencia), las demostraciones diarias y un imaginario enraizado en la colectividad -histórica y socialmente- no ha permitido una transformación social, sino la perpetuación de un orden sin un verdadero diálogo intergeneracional.


Las reflexiones que podrían generarse con la creación de consejos de igualdad intergeneracional y propuestas de leyes de ciclos de vida no conllevan a un debate cierto, pues las posturas que los impulsan se trazan desde la contradicción entre protección y proteccionismo o -paradójicamente- se encierra la obediencia silente a la autoridad familiar o pública.

Más aún, si el Estado, la Iglesia u otros poderes buscan determinar la vida, las decisiones y el destino de jóvenes estudiantes o imponer los comportamientos que consideran adecuados y el respeto a estructuras ideológicas.  Ese tipo de acciones, más bien, multiplican nociones de lo juvenil desde el poder adultocéntrico y posibilita dinámicas de exclusión basadas en el establecimiento de diferencias generacionales... Diferencias entre el que ubica y los ‘otros’ que son ubicados.


La crítica al adultocentrismo sugiere también prácticas más cotidianas; por ejemplo, el desmontaje de frases que ya son lugar común. Repetir que ‘la niñez es la edad de la fantasía’ marca una distancia respecto del ‘mundo real’ de los adultos y oculta que los niños experimentan problemáticas, que solamente hallan respuesta desde una autoridad definida etariamente.

Decir que ‘los jóvenes son la esperanza del mañana’ ubica a esos jóvenes en un futuro inexistente, que posterga su autodefinición a voluntad de las instituciones adultas. El adultocentrismo perpetúa una división por ‘clases de edad’; en ese sentido, su crítica es imprescindible según los cambios de los tiempos y ya no admite contradicciones, sino acciones diarias y respeto de las opiniones diversas.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta