En una guerra hay dos vencidos

Actualmente, José Ayala Lasso se dedica a dar conferencias, a leer y a escribir. Un retiro sereno, en el que hace un alto para hablar de un tema que conoce bien, porque lo ha combatido: la guerra.



iguzman@elcomercio.com   Ivonne Guzmán. Editora (O) 03 Abril 2016

Mientras dura, por esta conversación pasan desde la ‘pax optima rerum’ de la famosa Paz de Westfalia (s. XVII) hasta una anécdota de Velasco Ibarra citando el pasaje de la Biblia que advierte no dar margaritas a los cerdos, a propósito de un enfrentamiento del gobierno con la Universidad Central. José Ayala Lasso es un gran conversador y un convencido de que la paz es la única opción de vida. Criterio disonante en un mundo enfrentado a muerte en una guerra estéril contra el terrorismo; o en el que, por televisión y con plata pública, se convoca a guerras en redes sociales. 


¿Es en esencia mala la guerra?
Ciertamente, porque la guerra es cruel y produce efectos pavorosos. Ahí tenemos las corrientes de refugiados que van hacia Europa, con el recuerdo de la muerte en sus ojos, arrastrando niños que mueren en el camino. Toda forma de agresión,  como la guerra verbal,  el denostar al enemigo, el hacer pensar que el que piensa diferente es un enemigo al que hay que eliminar son parte de la violencia condenable.


¿El Ecuador ha entrado en una especie de guerra psicológica en la que todos estamos perdiendo?
El país se ha alimentado estos 10 años de una verborrea violenta y eso ha producido sus efectos. El Ecuador tiene este momento una predisposición psicológica al uso de la violencia verbal. Eso es malo.


Haga su propia definición de guerra.
Es difícil. Cuando se hablaba de la definición de la agresión, había un gran jurista ruso que se llamaba (Maksim) Litvínov que decía: yo me burlo de la definición de la agresión, porque todos sabemos lo que es un elefante, pero quién se atreve a definirlo; es imposible definirlo. Con la guerra ocurre eso también. Pero la guerra no es sino la violencia engrandecida por realidades de Estado.


Se ha dicho mucho que la guerra es el estado natural de las sociedades y la paz una excepción, ¿es así?
Yo no creo en esa teoría de Voltaire y de Hobbes, sobre todo, que fue contradicha por el mismo Kant a mediados del siglo XIX; él habló de la paz perpetua. ¿Cómo lograr la paz perpetua en el mundo? Tenemos la teoría del hombre bueno, de Rousseau.  El Cándido del mismo Voltaire. No es la guerra nuestro estado natural.


Esa paz perpetua no está exenta de conflictos, pero sí de guerra.
Claro. Porque conflictos tenemos todos; al interior de nuestras familias, incluso. Y para resolver los conflictos entre ciudadanos existe el poder judicial. Ese es el famoso pacto social de Rousseau: el ciudadano se une, como es libre y tiene derechos, y resuelve para vivir en sociedad crear una entidad que le ampare y ampare a todos: se crea el Estado. Y como no puede resolver los conflictos directamente, le da al Estado una parte de sus derechos y dice: resuelva mis conflictos con el poder judicial.


¿No es el peor de los contrasentidos defender la paz haciendo la guerra?
Ciertamente es un contrasentido. Yo creo que ahí viene uno de los misterios y debilidades de la democracia. La democracia tiene que defenderse solamente con métodos democráticos. Defender la paz mediante la guerra es un panfleto inaceptable.


¿Cree que hay algo por lo que sí valdría la pena armar una guerra?
Creo que nada vale la pena una guerra. El sufrimiento que causa la guerra es tan tremendo que más crea problemas de lo que los soluciona.


Aunque supuestamente se gane, ¿en realidad nunca se gana una guerra?
Yo creo que en una guerra hay dos vencidos. Un vencido que ordena que se suscriban los tratados de una manera, y otro vencido que acepta cualquier cosa que le diga el otro. Pero ambos están vencidos. Y sobre todo el que pierde ahí es el concepto de humanidad.


¿A quiénes siempre les conviene que haya guerra?
Desde un punto de vista mucho más pragmático, obviamente a los que producen armas. A los que encuentran en el suministro de material bélico una manera de enriquecimiento propio. Y en la historia de la humanidad hemos tenido muchísimos casos de guerras artificiales, creadas por los vendedores de armas. La historia de África está muy vinculada a esa realidad.


¿Cuál es la lección más importante que le dejó a usted la negociación de la paz con el Perú?
Obviamente, yo partía de una premisa que fue al mismo tiempo la conclusión a la que llegué. La premisa es: nunca en un conflicto la razón está de un solo lado; nunca. La razón se divide por partes iguales, a veces; por partes muy desiguales, otras. Pero nunca alguien está totalmente en la razón ni alguien totalmente equivocado.


¿Cómo le está yendo al mundo en la guerra contra el terrorismo?
Está perdiendo. El terrorismo es una manifestación de tanta fuerza primitiva e incontrolable que los efectos que produce están haciendo que el mundo vuelva a una etapa de terror, de angustia, de pesimismo… Vea lo que está pasando en Europa. Ahí las principales víctimas del terrorismo son los inocentes migrantes, que ya no van a poder llegar, porque ya no los van a aceptar.


¿Cuál es el único remedio eficaz contra la guerra?
Se habla mucho de construir en el interior de cada conciencia los fundamentos de la paz. El preámbulo de la carta de la Unesco es muy hermoso: Si las guerras nacen en los corazones de los hombres, es en el corazón de los hombres donde hay que sembrar los baluartes de la paz. Entonces, para evitar la guerra hay que educar hacia una actitud de solidaridad. Y esa no es sino una manera pragmática de ver las cosas.


¿Mejor hacer el amor que la guerra?
(risas) Sin la menor duda.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta