Envejecer bien es estar dispuesto a todo

Tiene el tiempo contado para la entrevista, pues esa misma tarde él debe entrevistar a alguien para su programa de TV. Con sus 80 años recién cumplidos, Bernard Fougères reflexiona sobre la vejez.



iguzman@elcomercio.com   Ivonne Guzmán. Editora 02 Agosto 2014

El señor que durante los 70, 80 y 90 tocaba el piano en la tele junto a una figura de Mafalda, con quien al menos tres generaciones de ecuatorianos crecimos, me abre la puerta y me invita a subir en un ascensor diminuto (en el que apenas cabemos los dos; sin exagerar). “Es el ascensor más pequeño de la ciudad”, debe ser la frase habitual con la que Bernard Fougères recibe a sus invitados. Con esa frase y con una sonrisa.

Como entrevistador ducho que es, sabe que las mejores respuestas son siempre cortas y contundentes. Las suyas lo son. Por eso el ritmo de la conversación es vertiginoso y sería perfecto, de no interpornerse una leve sordera que lo aqueja y que me obliga a repetir algunas preguntas.

Y si conversar con él es facilísimo, fotografiarlo, en cambio, demanda paciencia y estrategia. Para que nos deje hacerle las fotos, damos un recorrido por su casa –con vista al Malecón 2000–; luego conversamos sobre Woody, su gato persa extremo anaranjado que parece salido de una revista; lo escuchamos tocar el piano; visitamos su colección de cervezas; o vemos fotos suyas con varias de las personalidades a las que ha entrevistado en su larga carrera.

Para cuando la sesión fotográfica termina, muchas de las cosas que me ha dicho –media hora antes– sobre la vejez, siguen retumbando en mi cabeza.

¿De qué edad se siente?
No sé, cambia a cada rato.

Entonces, en los últimos dos días, ¿de qué edades se ha sentido?
A veces me siento de 20, otras  de 1 000; depende de lo que ocurre alrededor mío.

¿Por ejemplo?
Cuando leo las noticias de Palestina tengo 1 000 años; cuando veo un cachorrito fotografiado en alguna parte, me siento de 10, de 5 o de 3 años. Creo que el tiempo no existe en sí. Nosotros calculamos un tiempo que no es real. Pregúntales al Chimborazo o al Cotopaxi cuántos años tienen.

¿Y qué le gusta más, sentirse de 1 000, de 20, de 3? ¿O eso también difiere?
Me siento bien en cualquier edad que tenga en determinado momento. Disfruto todo.

¿Cuál es el cliché más repetido respecto de la vejez?
Que es una segunda infancia. O que es el peor de los males; esto lo dijo Séneca. Pienso que es una etapa muy importante, exactamente como las estaciones del año: primavera, verano, otoño, invierno… Y el invierno es maravilloso, solo depende de con qué ojos lo miras. Pero creo que el otoño es la etapa más bella en la vida de un hombre, porque o se ha realizado o está en posesión de su yo. El invierno, es decir la última estación, es como una mirada hacia atrás, una evaluación de todo lo que ha sucedido.

Pasar bien el invierno no solo depende de cómo se lo mire, sino de cuán preparado esté uno para sobrellevarlo, ¿no?
Claro que sí. Una vez Paloma San Basilio me dijo: “Yo creo que todos tenemos la edad que merecemos”.

¿Hay algún momento en que deja de ser cierto eso de que ‘la edad es mental’?
Yo siempre pienso que la edad es mental hasta que me cruje una articulación o siento una hernia discal, como me pasó hace poco; o tengo una trombosis en el ojo, como en este momento. Pero lo tomo con humor; porque son achaques que corroboran que estás viviendo. Me duele, luego existo…

¿Por fuerza, una persona vieja es sabia?
No. Hay viejos que son verdaderos pendejos. El hecho de ser pendejo no depende de la edad que tengas. Hay pendejos de 20 años y los hay de 90. El pendejo es el que no ha logrado ser un ser humano. Tenemos un tiempo limitado y la meta es convertirnos en seres humanos. Es a la vez sencillo y complicado.

¿Es decir que hay gente que envejece, pero no crece?
Sí, exactamente. Y no solo eso, hay gente que envejece sin haber nacido; que, de hecho, nunca va a nacer.

¿Cómo es eso?
Tuvieron un nacimiento físico, pero se quedaron como un feto, no se desarrollaron, son neonatos de 80 años.

¿En qué se les nota?
En la forma de pensar, de hablar, de comportarse. En la forma de activarse o desactivarse.
La vejez es el tiempo de…
Nunca me he hecho esta pregunta. A mí el tiempo me hace falta para todo y nunca me pregunto para qué. He entrevistado como a 1 000 personas y así he conocido a gente que sabe envejecer y gente que no, que se queda en las ramas, que se le hiperinfla el ego... Si no logras controlar a ese pequeño monstruo vas a morir pendejo. El ego es la gran amenaza.

¿Qué papel y qué lugar  tienen quienes ya superaron la madurez en una sociedad que idolatra la juventud?
Yo no sé cómo contestarte. Porque idolatrar la juventud no va bien conmigo. Ya han creado la palabra ‘vejentud’. Antes se honraba mucho al hombre de edad; y ahora a veces el viejito es ese al que se lo pone en un sillón, para que no joda.

¿Cómo prefiere que se diga: adulto mayor, anciano, viejo, viejito?
Eso me importa un carajo.

¿Por qué cree que hay tantas personas que asumen que decirle viejo a alguien es insultarlo?
A mi padre yo le decía mi querido viejo, como en la canción de Piero. Depende de la intención, si es agresiva o cariñosa; como con cualquier palabra. No creo mucho en las palabras.

Hay una corriente de corrección política que exige que se diga o escriba, al menos en los medios, adulto mayor únicamente.
A un amigo mío recién le dijeron: “¡Viejo pendejo!”, y él respondió: “¡No me digas viejo!”. Prefería quedarse con lo de pendejo. Y el problema es ese; no es grave ser viejo, sino ser un viejo pendejo.

¿En qué se convierte el tiempo en la vejez?
Toda la vida es un paréntesis: nacer, crecer y morir. Y un paréntesis tiene un principio y un final. En la vejez es cuando te acercas al cierre del paréntesis. Entonces, obviamente, viene la idea de la muerte. En mi caso no tengo ningún temor a la muerte, solo curiosidad.

¿Es feo, triste o malo envejecer? Se lo pregunto porque hay un pavor generalizado  al envejecimiento.
El problema no es que te acepten los demás, el problema es que te aceptes tú a ti mismo. Cada vez que te miras en un espejo ves que vas cambiando y tienes que domesticar tu propia imagen, convivir con ella en paz. Hay que buscar conocer personas interesantes, a quienes no les importe la edad que tengas, sino lo que puedas aportar en el encuentro con ellas.

¿Qué circunstancias o cosas son mejores cuando uno va envejeciendo?
Los momentos especiales no tienen nada que ver ni con el tiempo ni con la edad.

Hay cosas que uno aprecia más a medida que crece.
Sí. Cada migaja de tiempo que te permite vivir más. Quizá  la edad te enseña a amar mejor.

¿Qué tiene que hacer uno para envejecer bien y sentirse contento?
No esperar nunca más de lo que la vida te pueda dar. Y también estar absolutamente preparado para decir: hoy puede ser el último día. Estar dispuesto a todo. Envejecer bien es estar dispuesto a todo.

Bernard Fougères
Nació en 1934, en Cossé Le Vivien, Bretaña, Francia.  Se formó como profesor de Enseñanza General y luego, en Versalles, siguió un curso de Psicología Aplicada. A mediados los 60 llegó a Ecuador. De 1967 a 1997 condujo ‘El show de Bernard’, en Ecuavisa. Hoy, tiene los jueves a las 23:30 ‘Bernard en la noche’, en Ecuadortv. Es columnista de opinión de El Universo, y escribe para revistas.

 

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta