Eloy Alfaro confiaba en la conexión con los espíritus

Espiritistas mexicanos hacían sesiones en las que se invocaba a ciertos espíritus y se les hacía consultas que el Viejo Luchador les enviaba por cartas. El de Juan Montalvo fue uno de los invocados.



María Helena Barrera-Agarwal. Abogada residente en Nueva York 02 Mayo 2015

Corre el año de 1893. El general Eloy Alfaro abandona el Puerto de La Guaira, en Venezuela. Lleva consigo una grande y novísima esperanza. Luego de llevar años intentando vanamente obtener apoyo financiero y logístico para sus proyectos, confía haberlo logrado gracias al general Joaquín Crespo, colega liberal y presidente de Venezuela. Crespo le ha prometido giros por medio millón de bolívares.

Con esa base al parecer firme, Alfaro se dirige a la ciudad de Nueva York. Arriba en marzo de 1893, bajo nombre supuesto. Cuidando de despistar a sus adversarios, sus agentes en América Central y del Sur han difundido el rumor de que, enfermo y desengañado, ha partido a Europa. Lo cierto es que el Viejo Luchador se apresta a iniciar lo que espera será una breve estadía en la metrópolis estadounidense, a espera del dinero ofrecido.

Es la tercera vez que se encuentra en la ciudad y no le faltan amigos. José Martí se halla aún en la urbe, igual que José María Vargas Vila. El general frecuenta además a no pocos ecuatorianos. En razón de la conexión venezolana, empero, su contacto más importante será Jesús María Larralde, comerciante venezolano cercano al círculo de poder del general Crespo.

La promesa de Crespo no termina de tornarse efectiva, sin embargo. Luego de recibir cartas inicialmente optimistas, que anticipaban pronta acción, la familia, los amigos y los agentes de Alfaro en todo el continente anticipan en vano sus órdenes. Las semanas se transforman en meses. Alfaro espera y en ocasiones parece desesperar. Los años y las derrotas se han acumulado. En Panamá, su esposa y sus hijos no se encuentran en la mejor situación económica o de salud. La incertidumbre sobre la oferta de Crespo intensifica sus dudas sobre el futuro.

No es de extrañarse, por tanto, que busque apoyo y ánimo en una nutrida correspondencia con un amigo suyo, el coronel mexicano Magin Lláven. Lláven, un liberal de antigua data. Es, además, un adepto a las prácticas espiritistas. Las mismas han sido introducidas en México en la década de los sesenta del siglo XIX, por otro liberal y amigo suyo, el general Refugio Indalecio González.

La línea de González se deriva directamente de aquella del fundador del espiritismo de ribetes filosóficos, el francés Hippolyte Léon Denizard, mejor conocido bajo el apelativo de ‘Alan Kardec’. Como Kardec, González no considera el espiritismo como una práctica puramente empírica. En sus palabras, es una “creencia filosófica racionalista para llenar el fin moral y social de la humanidad de hoy”. Tales miras éticas y sus preocupaciones sociales se articulan con sus convicciones liberales.

Alfaro ha conocido personalmente a González y a Lláven durante una breve visita a México, como testimonia una carta enviada años más tarde de la esposa de González. Luego del fallecimiento de este, acaecido en 1892, mantendrá el contacto con Lláven. De esa correspondencia sobreviven más de 30 misivas enviadas por Lláven, cuyo tenor revela dos tipos de comunicación: el mexicano colabora con Alfaro, tanto como agente de sus esfuerzos estratégicos como en calidad de consejero espiritual.

Las misivas de Lláven revelan el método de consulta utilizado: las inquietudes de Alfaro son presentadas en sesiones efectuadas en casa de una médium de confianza, Dolores Portugal, amiga y colaboradora de Lláven. Los espíritus invocados por su intermedio son específicamente el de una mujer, Aurelia – la madre del mexicano - y los de dos personajes masculinos, “P.” y “el General”. Adicionalmente, se invoca a personajes como el vizconde de Arlincourt, Isaac Newton y Napoleón Bonaparte.

Invocación a Montalvo

Quizás por pedido del propio Alfaro, se invoca también al espíritu de Juan Montalvo. En al menos dos cartas, Lláven cita palabras supuestamente transmitidas en comunicación con el Cosmopolita: “En esta lucha os declarareis vencedor y no vencido” y “Decid al Águila que luche; decid al amigo que estudie y que ame.” Del espíritu de Bonaparte, en otra ocasión, Lláven afirma que “indicó el mes de junio” para que la fuerza de Alfaro se manifestase en el Ecuador.

Más allá de los mensajes que Lláven afirma transmitir, sus cartas contienen una voluntad permanente de confortar a Alfaro, insistiendo en que debe continuar con su misión. El 22 de agosto de 1893, el mexicano escribe, por ejemplo: “Ya lo sabe bien, muy bien y rebien: deberá sufrir mucho, mucho; pero al fin triunfará. ¿Por qué entonces dejarse abatir?”. De párrafos similares puede colegirse el grave estado de ánimo de Alfaro, quien comprende gradualmente que la promesa de Crespo no se cristalizará.

En noviembre y aún en contacto con Lláven, Alfaro abandona finalmente Nueva York, con rumbo a Costa Rica. Otro golpe, el más terrible -la muerte de su pequeño hijo Bolívar- lo encontrará allí. Sobrevivirá, empero, para arribar al éxito tan inesperado como anticipado: un día del predicho mes de junio, en 1895, habrá de arribar en triunfo al puerto de Guayaquil.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta