El cine de EE.UU. retrata a otras familias

La película ‘Boyhood’ hace un retrato de la familia y sus momentos de vida en los últimos 20 años. Ni la tecnología ni la fantasía son parte de la narrativa, solo la sencilla realidad.



Marcos Vaca, Editor Digital (O) 30 Noviembre 2014

La película ‘Boyhood’ tiene una particularidad que la diferencia del resto de estrenos de estos días en el país. El director Richard Linklater filmó su cinta desde el 2002 hasta el 2013 con los mismos actores.


Cada año juntaba al elenco para continuar con el desarrollo del largometraje. Ese era uno de los riesgos porque a cualquier actor le podía suceder algo y abandonar el proyecto, lo cual hubiese perjudicado la continuidad del relato. ‘Boyhood’ retrata la vida de una familia estadounidense y pone énfasis en el crecimiento (emocional y físico) de uno de los niños, Mason.


La película se rodó en 39 días, pero divididos durante 12 años. El equipo se reunía para grabar entre 10 y 15 minutos.  El actor Ellar Coltrane tenía 7 años cuando empezó a trabajar en la cinta y terminó a los 18.  Cada año se captaba un momento de la vida de Mason y su familia; el guión traía la propuesta justamente de contar -desde la ficción- el crecimiento del niño.


Estos antecedentes han sido aprovechados para mercadear la película y generar expectativa entre los cinéfilos. El proyecto funcionó, al menos en su producción. Otros cineastas intrépidos como Lars von Trier desistieron de ideas similares.  Von Trier tenía en mente ‘Dimensión’ para rodarla desde 1991 hasta el 2024, pero finalmente el proyecto fue abandonado. El director danés tenía la idea de grabar 3 minutos de su cinta cada año.


¿Son solo un gancho de mercadeo estos proyectos?  Lars von Trier suele ser uno de los más atrevidos e irreverentes directores contemporáneos y talvez no se prestaría para ese juego de la distribución de la industria del cine.  Tampoco es una apuesta comercial como ‘Harry Potter’, donde los protagonistas también crecen en toda la saga; pero la intención es explotar más la fantasía que la realidad de la vida. De hecho, no es casual que en ‘Boyhood’ existan referencias de ‘Harry Potter’ como parte de la cultura pop con la que crecen los protagonistas más pequeños.


La historia de Linklater  es mucho más sencilla. Ya que si uno se olvida del contexto de su rodaje, empieza a explorar el fondo del discurso.
En Estados Unidos existe una necesidad de explicitar que la familia también es familia cuando está separada, cuando sus miembros no solo son padre, madre e hijos. Que también una familia puede estar compuesta por padres de un mismo sexo como  lo retrató ‘Los niños están bien’, 2010, donde dos mujeres crían a sus hijos y el discurso se centra en los problemas de la relación padres e hijos antes que en el hecho de la homosexualidad.


La familia protagonista en ‘Boyhood’ es disfuncional en términos institucionales y religiosos. La madre se casa y se separa, el padre vive de la música  e igual los niños aman a sus padres, disfrutan de la vida, pero también la sufren.


El director plantea una desdramatización de la separación de los padres. No pretende acusar al divorcio como semilla de los problemas  familiares, es decir no juzga ni deja moralejas; es como la vida de cualquier familia y por eso ‘Boyhood’ no tiene un clímax, tiene hechos aislados y sorpresivos que dan vida a los protagonistas.


Algunos críticos de cine han catalogado a ‘Boyhood’ como un relato y retrato de las familias actuales estadounidenses. Esta película capta los momentos de vida de dos décadas de la clase media estadounidense y su sentir. En muchos modelos de desarrollo se plantea la necesidad de tener objetivos de vida para lograr el éxito. Mason simplemente no tiene un proyecto de superación. ¿Alguno de nosotros lo tuvo a los 18 años? ¿Es necesario tener objetivos para lograr el éxito y la felicidad? Talvez la felicidad puede llegar sin el éxito económico. ‘Boyhood’ seduce con otros planteamientos.


Activa los miedos del crecimiento no solo de los hijos, sino de los padres. Los muchachos crecen, aprenden a ganar y a perder; se convierten en adultos y tienen los mismos problemas que sus padres. Pero los padres enfrentan el problema de la soledad una vez que sus hijos se van. En Estados Unidos es muy común que al cumplir 18 años los muchachos vayan a la universidad, los jóvenes estudiantes sueñan con esa libertad . Muchos de esos padres empiezan una vida distinta una vez que sus descendientes dejan el hogar. ‘Boyhood’ deja ese sabor de que los padres deben repensarse y más cuando el mundo cambió en estos últimos 20 años.


La sociedad occidental más cercana al hemisferio norte repensó sus valores, su identidad desde el 11 de septiembre y consolidó una visión política con la llegada de Barack Obama al poder tras el gobierno de George W. Bush. La cinta evidencia que ese debate incluso estuvo a nivel de vecindario.


Ya no es la guerra de  Vietnam el suceso que marca la catarsis.  Mason crece con otros hechos que sin saberlo marcan su vida. Vietnam no se pronuncia, pero sí hay un debate sobre la ‘Guerra de las Galaxias’. Entonces, pareciera que la cultura pop tiene  más peso y se pudiera entender este discurso cinematográfico como una alerta: las cosas del espectáculo están marcando algunas discusiones.


Por eso la cinta tiene ese afán de mostrar los objetos que han marcado estas dos últimas décadas, pero no las humaniza; solo las pone como accesorios válidos para marcar un momento de la vida mas no como fundamentales en la madurez de una sociedad.


La necesidad de mantener el elenco en la película obedece, entonces, a tratar de ser sincero con la audiencia y refutar al Hollywood que hubiera hecho esta película con efectos especiales, que son a la larga los accesorios de fantasía del discurso del espectáculo. La cinta se rueda en tiempo real porque la ficción no existe sin la realidad.

Boyhood
Boyhood
El largometraje dura 165 minutos. Tiene críticas favorables.
EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta