El quiteño es fiestero por mestizo

Antes de los Incas, la fiesta era un elemento primordial de nuestros ancestros. Los españoles trajeron su fiesta y ese sincretismo hizo de Quito -así como pasó con otras colonias- un pueblo que se divertía.



Carlos Rojas A. Editor (O) 30 Noviembre 2014

Hablar de costumbres y anécdotas no es un aspecto banal o que está en segundo plano para quienes investigan la historia de los pueblos. El cronista de la Ciudad, Alfonso Ortiz, reflexiona con profundidad, sobre aquellas características que hicieron de Quito una ciudad donde la fiesta fue un eje esencial en la construcción de nuestra idiosincrasia.


¿Qué comportamiento evocamos los quiteños cada diciembre: el de un pueblo fiestero desde siempre?
No creo que un aspecto especial del quiteño sea ser fiestero.


¿Nunca lo fue?
No, sí... La fiesta fue un ingrediente muy importante en la vida de una sociedad porque disipaba tensiones y abría las válvulas de escape a la presión social de todo el año: el trabajo, el maltrato, el dominio de unos sectores sobre otros.


¿La fiesta, en una sociedad mestiza como Quito, de quién viene:  de los españoles o de los indígenas?
Es mestiza. Antes de los incas existían fiestas con un enorme componente religioso. La libación de la chicha, incluso la embriaguez  eran algo ceremonial. También los españoles lo hacían. Ellos trajeron la caña de azúcar y, por lo tanto, el alcohol, así como el trigo y la cebada, con la que se hace la cerveza. Los franciscanos la elaboraban en los conventos. Embriagarse no era la única forma de festejar, había baile, rituales, los disfraces eran parte de este comportamiento cíclico anual.


¿Por qué?
El Carnaval era especialmente importante porque tenía la posibilidad de igualar a todos. La gente rompía las reglas que durante todo el año debía cumplir. Un indio podía disfrazarse de blanco y hacer burla de él, como sucedía también en las corridas de toros, una fiesta permanente a lo largo del año.


¿Las corridas como fiesta?
Antes no había una feria. Las corridas de toros eran todo el año y eran la forma más alegre de diversión. Era una participación popular: la gente saltaba al ruedo a torear, no había toreros profesionales como ahora.


¿La importancia de la fiesta para la sociedad quiteña era igual a otras ciudades de la América colonial?
Claro, en México, Bogotá, Cartagena y más todavía en los sectores caribeños en donde había sangre negra, donde la población africana encontraba momentos de liberación a través del baile, del canto, de la música, porque eran esclavos.


Pero la historia, según nos la contaron, señala que los tres siglos de conquista y Colonia fueron oscuros y de opresión. ¿La sociedad colonial entonces sí se divertía?
Las corridas de toros eran las primeras fiestas públicas que se celebraron en Quito. Al principio, estas fiestas fueron para demostrar el poder de la clase dominante a través de las maniobras de los caballos y de los caballeros. No todo el mundo tenía un caballo. Pero poco a poco, esa fiesta, que marcaba una diferencia entre la élite y el pueblo comenzó a diluirse. El pueblo se apropió de ella.


¿Por qué usted evoca tanto a la fiesta taurina?
Porque se repetía permanentemente, como ahora el fútbol todos los domingos. Los toros no eran el único factor de la fiesta, otro era el religioso. El calendario litúrgico tenía momentos de fiesta y de recogimiento, reflexión y penitencia como la Cuaresma y la Semana Santa, donde también había participación popular. Allí la gente se disfrazaba en un esfuerzo por recordar de manera vívida la pasión de Cristo.


El disfraz era un elemento esencial de la fiesta en el Quito del pasado...
El disfraz ayuda a una persona a liberarse y a ser otro.


¿El quiteño de la Colonia tenía un espíritu muy festivo, muy liberado?
Esa conducta cruza a toda la Colonia, desde Río Grande hasta la Patagonia, lo mismo sucedía en Lima y en Cusco.


¿Qué características tenía la vida en esa época que motivaba la existencia de pueblos tan festivos?
La vida cotidiana era muy plana, muy uniforme. Nosotros, ahora, tenemos un abanico gigantesco de diversiones. Podemos subir a una montaña, ir a una piscina, al cine o ver una película en nuestra sala... La fiesta, a partir de los años de la Colonia, era una válvula de escape. Cuando Atahualpa llegó a Cajamarca, al encuentro con Francisco Pizarro, llegaron músicos y gente cantando y bailando con la comitiva del Inca. Cada cosecha despertaba una fiesta. El espíritu festivo de los indígenas coincidió con el de los españoles...


¿El comportamiento del quiteño era un respuesta, desde la intimidad, a las normas morales de la Iglesia?
Sí y el disfraz era ese vehículo desde el cual se parodiaba a la autoridad. Hacerlo fuera de él era una transgresión social.


¿Esa conducta llegaba al libertinaje?
Hay mucha documentación respecto de cartas pastorales. La Iglesia se ocupaba de esto. “Hay demasiada liberalidad, demasiado alcohol”, decían los sacerdotes. Fiesta también es comida y  juego: los dados, las cartas, el truco, etc., que en varios momentos se prohibieron.


¿En qué años?
Más que períodos son épocas en que se suaviza la mano y otras en las que se endurece el control. Hay obispos más liberales y obispos más duros. Incluso se llegaron a prohibir bailes de contenido sensual muy fuerte y provocativo.


¿Cuáles?
El fandango, por ejemplo, que es un baile español. O, por ejemplo, que las mujeres fueran muy escotadas a la iglesia o que usaran vestidos inapropiados. En algunos momentos se prohibieron los disfraces para evitar que la gente se metiera a una casa a robar o tuviera encuentros ilícitos. García Moreno, ya en la República, prohibió ciertas cosas, como las corridas de toros, que se realizaban en la antigua Plaza de la Carnicería. Él creía que la fiesta barroca había banalizado muchos aspectos de la religiosidad.


¿La República obligó a los habitantes a tener un comportamiento más serio?
Algunos historiadores dicen que la sociedad hispanoamericana era más permisiva que la peninsular. El Rey estaba muy lejano y los presidentes de Audiencia o virreyes se contaminaron con esa liviandad y permisividad. Permanentemente violaban disposiciones legales. Luego, los ocho, 10, 15 años de las independencias  fueron de guerras muy duras y la sociedad quedó muy golpeada. Y eso aplacó a la festividad.  Aunque de las bandas militares surgieron las bandas de pueblo y las retretas como diversión.


¿Cuándo entra el siglo XX y Quito se convierte en una ciudad más grande, fue un buen lugar para divertirse?
Se pasó de la fiesta popular, colectiva a ciertas manifestaciones de grupos y de élites. Eso se notó en los años 20 y 30,
cuando la aristocracia se disfrazaba en los salones y el pueblo en las plazas. Esa fiesta fue muy importante en Quito porque el festejo iba desde el 28 de diciembre al 6 de enero.


Ahora, ¿cómo se festeja?
Han cambiado los formatos y también es cuestión de economía. Antes se armaba una fiesta con una banda de pueblo, pero en los años 60 y 70, como no había discotecas, los bailes eran en las casas con tocadiscos. Eso ya no se da hoy. Los quiteños nunca nos aburrimos.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta