25 años después de una esperanza... ¿Frustrada?

En mayo de 1990 se inició un levantamiento indígena que cambió la cara del país. Invocó a toda la sociedad y fue el símbolo de la posibilidad de superar todas las discriminaciones, todas las injusticias.



Teodoro Bustamante (O) 30 Mayo 2015

El actual aniversario del levantamiento indígena es un buen momento para hacernos nuevas preguntas sobre lo que tal acontecimiento significó y sobre qué podemos esperar a futuro respecto de los valores y las aspiraciones que tal movilización propuso.

En primer lugar comentemos algo sobre por qué este acontecimiento fue tan fuerte, por qué representó tanto. La respuesta debe recoger, por una parte, el hecho de que lo indígena fue parte central de  las categorías de la organización social de nuestra sociedad desde la colonia  y,  tal vez aun antes, en  el propio sistema político del  incario. Lo segundo es que esa realidad indígena, además de representar culturas, historias particulares, ha sido teñida y  cargada de un contenido de estratificación social, de dominación y aún más de opresión. Por ello el levantamiento invocó a toda la sociedad y fue el símbolo de la posibilidad de superar todas las discriminaciones, todas las injusticias.  

En un país en el cual las discriminaciones, las denigraciones son tan cotidianas, este símbolo logró aglutinar caudales enormes de esperanza.

Y tal vez este es un momento adecuado para preguntarnos cuánto nuestro país ha avanzado en la superación de todos los sistemas de discriminación, desigualdad y racismo existentes. En muchos aspectos los progresos son evidentes. Por lo menos lo indio ya no es un sinónimo de lo excluido, lo indio ha llegado al Estado; los alcaldes, los ministros, los diputados indios ya no son algo impensable, son parte de nuestra realidad cotidiana y, en gran  medida, han pasado a convertirse en factor de orgullo.

Hay muchas variables sociales que en los últimos 50 años se han modificado radicalmente,  la mortalidad infantil y la carencia de servicios básicos se han reducido enormemente, y en este sentido podríamos pensar que el levantamiento de hace 25 años fue un momento especial en todo el proceso en el cual la sociedad ecuatoriana se ha movido hacia una mayor igualdad y a un mayor respeto a la dignidad humana.

Pero lo importante parecería ser formular otras preguntas. La reivindicación indígena puede ser símbolo de todas las injusticias, pero además de ello representa algo más, algo particular y específico, y esto es la necesidad de incluir en la sociedad, en condiciones de dignidad, las diferencias, las identidades distintas.  Se trata de un problema viejo, más ­viejo que el sistema colonial. En él existieron muchas propuestas utópicas.

El 28 de mayo de 1990
El 28 de mayo de 1990
el movimiento indígena se toma la iglesia de Santo Domingo

La institución del Defensor de Naturales fue la expresión más ambivalente del sistema colonial para lograr un sistema de justicia entre los diferentes.  Los titulares de esta función en muchas ocasiones fueron los peores verdugos de las poblaciones indias, pero también, en otros casos, representaron un testimonio ejemplar de la lucha por la justicia.

En cierta medida, esa historia nos muestra la debilidad de una propuesta de justicia, que no lograba superar la dinámica de las particularidades, y esto nos puede llevar a discutir otro tema, y este se refiere a cuál es la situación del movimiento indígena hoy.

Su momento de auge ha pasado, se ha fraccionado, ha perdido prestigio, ha sido objeto de ataque y persecución. Un cierto respeto reverente que sus dirigentes  merecían se ha disuelto y ahora comparten con otros sectores sociales el riesgo de ser fáciles víctimas de los exabruptos gubernamentales.

¿Qué pasó con las importantes victorias simbólicas que fueron la inclusión de términos, conceptos kichwas en la Constitución y en el discurso oficial? La verdad es que por más cadenas nacionales que el Gobierno realice en idiomas indígenas, las organizaciones no
sienten que han ganado terreno sino que, al contrario, están acorraladas, perseguidas.

Esto tal vez es válido para todos los sectores sociales y políticos que apostaron con entusiasmo y fuerza a las dimensiones simbólicas del cambio, de la justicia y de la equidad. Estas palabras han triunfado en el mundo de la comunicación, ¿pero qué pasa en la realidad?  

El ejercicio del poder ha creado una dinámica distinta. Las alianzas, las inauguraciones y los ofrecimientos de puestos menoscaban a las organizaciones. Los pueblos  indígenas lograron entrar con fuerza y eficiencia en el sistema político nacional, tuvieron victorias parciales pero también participaron en el descalabro de un sistema que ha evolucionado hacia una realidad cada vez menos pluralista.  

Sin embargo, los signos de los tiempos son claros. Tal modelo se está degradando. La realidad diversa del país no cabe en un autoritarismo que muestra fisuras por todas partes. Más temprano que tarde será necesario renegociar la convivencia democrática en el país. Y allí el movimiento indígena tendrá algo que plantear al país.

Para hacerlo habrá que aprender una lección. Los símbolos son muy importantes, pero más lo son los valores que se busca expresar.

Las victorias en la retórica pueden ser muy caras. El desafío todavía no satisfecho del ­levantamiento de 1990 es avanzar más en la construcción de una sociedad de verdadero respeto a indios y a negros,  a todo ser humano.

* Catedrático universitario e investigador social.  Enseña en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta