A medio siglo del último confinamiento político

Hace 50 años la dictadura militar de entonces tomó prisioneros a un grupo de disidentes universitarios y los envió a las Galápagos. Era el precio de oponerse.



Miguel Molina Díaz * (O) 30 Mayo 2015

Para contar esta historia hay que regresar a los delirantes días de la década de los sesenta. El debate entre los sistemas capitalista y comunista había alcanzado su punto de frenética intensidad, por lo menos en América Latina, cuya juventud fue deslumbrada por la magia y la esperanza de la Revolución Cubana. Así lo recuerda mi abuelo, Édgar Molina Montalvo, al evocar el ambiente de esos días.

A principios de los sesenta el Ecuador había dejado atrás el cuarto velasquismo y gobernaba Carlos Julio Arosemena Monroy, quien ya había demostrado su simpatía con las ideas revolucionarias, incluso había aceptado una invitación a la Unión Soviética y estaba acercándose a Cuba. La reacción del statu quo no se hizo esperar y se sirvió de un incidente, protagonizado por un ebrio Arosemena en la recepción a un empresario estadounidense, para derrocarlo e instaurar una Junta Militar anticomunista. La conformaban el contralmirante Ramón Castro Jijón y los generales Marcos Gándara Enríquez, Luis Cabrera Sevilla y Guillermo Freire Posso.

Inmediatamente, los partidos políticos y los estudiantes universitarios asumieron la tarea de liderar la oposición a la dictadura militar. El 1 de febrero de 1965, en el marco de protestas contra el régimen de facto, varios manifestantes fueron encarcelados. Así recuerda Édgar Molina Montalvo ese día: “Fui conducido por primera vez al penal García Moreno, a la sección de presos políticos, donde estaba la celda en la que fue asesinado Eloy Alfaro. Era medio día cuando  sentí el chirrido de aldabón del hierro car­celario recorriéndome la espina dorsal al cerrase la reja tras mi espalda”.

Los presos políticos se declararon en huelga de hambre y fueron puestos en libertad. Molina Montalvo regresó al activismo opositor y a la cárcel. Era marzo de 1965. En esa segunda ocasión la estrategia de la huelga de hambre fracasó para un grupo de estudiantes y profesores de la Universidad Central y la dictadura los envió al confinamiento. “Más o menos a las 10:00 ­fueron abriéndose las celdas y tal cual como estábamos vestidos nos subieron a unas ambulancias que nos llevaron al aeropuerto”, recuerda Molina Montalvo. El avión realizó una parada en Guayaquil para que suban nueve presos más. Eran dirigentes gremiales y activistas opositores.

Pasadas algunas horas llegaron a Baltra. La isla estaba deshabitada y se les informó que no había comida y era preciso organizar una cacería de tortugas para la noche siguiente.

“Debíamos esperar de la manera más silenciosa tras los matorrales hasta que salgan las tortugas a poner los huevos y cazarlas volteándolas boca arriba. Fracasamos en dos intentos. Teníamos que resistir la picada de los tábanos. Así es como la huelga de hambre declarada en Quito terminó con menú de tortuga en Galápagos”, rememora Molina Montalvo.

Al día siguiente, los 16 detenidos fueron conducidos en el destructor Velasco Ibarra a la isla San Cristóbal. La Marina los instaló en una casa dentro del complejo militar, al filo de los acantilados. Les advirtieron que personal armado los vigilaría durante las 24 horas. “El trato fue respetuoso, nunca fuimos objeto de ninguna agresión, ni siquiera verbal”, dice Molina. Los días los dedicaban al vóley, a la discusión de la teoría política y en la noche a jugar rummy.

“Teníamos conocimiento de la lobería, que estaba cerca de nuestro sitio de alojamiento. Un día tres de nuestros compañeros se abrieron hacia el acantilado y dieron con la lobería y vinieron con la noticia, entonces supimos que era un sitio como una enorme piscina con centenares de focas y ahí podíamos nadar”, recuerda el exconfinado.

El primero en regresar al continente fue Telmo Hidalgo, en virtud de la muerte de su padre. La noche del 22 de mayo de 1965, un oficial de la Marina ordenó a los confinados de la Central prepararse porque volverían a sus hogares. “Era la mezcla del sentimientos: la alegría de volver y la tristeza de que se quedaba el resto de compañeros”, recuerda Molina Montavo, quien además conserva en su memoria una imagen de esos instantes: “El retorno lo hicimos en un pequeño bote de motor, era una noche límpida, con el mar calmado como una taza, y al llegar al canal entre Santa Cruz y Baltra pudimos ver cómo brillaban las aletas de los tiburones alrededor de la barca”.

Ante la reapertura de la Universidad Central, clausurada por la dictadura, el Consejo Universitario exigió el retorno de los confinados.
Los otros nueve miembros del grupo fueron trasladados al penal García Moreno y allí permanecieron hasta ser liberados por el pueblo, el día en que cayó la dictadura en marzo del 66.

Regresaron los profesores Telmo Hidalgo y Lautaro Gordillo y los estudiantes Milton Burbano, Washington Bonilla, Jorge Viteri, Pablo Guayasamín y Édgar Molina Montalvo. Cincuenta años después, Molina Montalvo interpreta así esa experiencia: “No es del caso señalar las incidencias del aislamiento pero sí consignar que hace exactamentemedio siglo mi generación cumplió con su deber y le dio batalla tenaz a la opresión hasta vencerla”. Era mayo 23 de 1965.

* Periodista  Colabora en el sitio La República

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta