El arte que quebró la idea de progreso

El 2016 se celebran los 100 años del movimiento dadaísta, una de las vanguardias más importantes del arte y las letras en el siglo XX



gflores@elcomercio.com   Gabriel Flores. Redactor (O) 05 Marzo 2016

En la galería Ileana Viteri, ubicada en el nororiente de Quito, hay un díptico del artista ecuatoriano Jorge Velarde. En uno de los cuadros está la imagen de un urinario del cine Lux en Guayaquil, en el otro, dialogando, está una réplica de ‘La Fuente’, el urinario con la firma falsa R. Mutt, 1917, que Marcel Duchamp presentó en una exposición patrocinada por la Sociedad de Artistas Independientes de EE.UU, a finales de 1915; un urinario que, años más tarde, se convertiría en el símbolo del movimiento más subversivo del mundo  del arte y la literatura durante el siglo XX: el dadaísmo.

Dadá (esa palabra que el poeta rumano Tristan Tzara inventó en una tarde de 1916, mientras merendaba con sus amigos en el café Terrasse de Zúrich) tenía varios significados en la vida real, el cubo y la madre, en una comarca italiana; doble afirmación, en ruso; y rabo de la vaca sagrada, en una tribu de Liberia. Sin embargo, Dadá fue siempre para los dadaístas sinónimo de ruptura, de quiebre, de anarquismo.

Anarcointelectuales. Esa es la palabra que calzaría, a la medida, para definir la personalidad y las intenciones artísticas y filosóficas de  Tzara y compañía. La primera damnificada de sus posturas irreverentes fue la belleza. Si Hegel en su ‘Fenomenología del espíritu’ proclama la muerte de Dios, los dadaístas, sin ningún empacho, anuncian la muerte de lo bello.

En el Primer Manifiesto Dadá publicado en 1918, en la revista Dadá de Zúrich, Tzara arremete contra el ‘establishment’ y dice: “La obra de arte no debe ser la belleza en sí misma porque la belleza ha muerto”. Aquella idea de belleza sacralizada en el arte desde el siglo XVII fue asesinada por ellos. Un crimen que el crítico de arte Arthur Danto definió como una de las grandes aportaciones filosóficas que se ha hecho en el siglo XX.

El francés Marcel Duchamp
El francés Marcel Duchamp
fue uno de los artistas dadaístas que llevó el movimiento a EE. UU. Una de sus obras más famosas es ‘La Fuente’.

Para los dadaístas, la muerte de lo bello resultó una forma de purificación. Una especie de catarsis  frente a la matanza de miles de jóvenes artistas e intelectuales durante la Primera Guerra Mundial. Un acontecimiento que sacó de la zona de confort a los europeos y que les mostró el fracaso de un mundo donde las máquinas se habían convertido en el ideal de progreso.  

Para romper con ese falso ideal, que tomaría fuerza en la década de los sesenta, y que en la actualidad tiene su máximo referente en el arte posmoderno y el arte neoconceptual, los dadaístas  empezaron a convertir piezas de maquinaria en obras de arte. El absurdo se convirtió en el ‘leitmotiv’ de su trabajo  y la forma más eficiente de protestar contra el arte retiniano, ese arte que solo satisface a la vista pero que no profundiza en las posibilidades del pensamiento.

La anarquía dadaísta también llegó al mundo de la literatura. Junto a Tzara en aquel café de Zurich también estuvieron los poetas Hugo Ball y Hans Arp. Una triada que promovió el fin de las convenciones literarias arraigadas a la moral de la época. Tzara en el Primer Manifiesto dadá proclama: “Cada página debe abrirse con furia, ya sea por serios motivos, profundos y pesados, ya sea por el vórtice y el vértigo, lo nuevo y lo eterno, la aplastante espontaneidad verbal, el entusiasmo de los principios, o por los modos de la prensa”.

La declamación de poemas creados a partir de frases recortadas de los periódicos y elegidas al azar se convirtió en una de las actividades predilectas de estos anarcointelectuales entre los que también se encontraban filósofos y pintores como Filippo Marinetti, Amadeo Modigliani, Guillaume Apollinaire, Vasil Kandinsky y Pablo Picasso.

Una imagen memorable
Una imagen memorable
En la fotografía están Tristan Tzara, Andre Breton, Salvador Dalí, Max Ernst, Man Ray. Detrás: Paul Eluard, Hans Arp, Yves Tanguy y Rene Crevel, (1933).

Del  café Cabaret Volatire de Zúrich, donde nació el mundo dadá, la anarquía, el descontento y la irreverencia se mudaron a Nueva York, una ciudad que a través de un puñado de artistas, Francis Picabia,  Man Ray y Marcel Duchamp, lograría la continuidad de esta vanguardia, criticada como lo fue aquí el grupo Tzántzico en Ecuador, -en otro momento y otra circunstancia- por priorizar la crítica y el pensamiento a la acción artística.

Con los artefactos que el mundo occidental utilizaba para apalancar la idea de progreso Duchamp logró quebrar la idea que se tenía sobre la estética desde la época de Platón. Sus herramientas, los ready-made, objetos que elevó a obras de arte y a través de los cuales rompió con la idea de que este tiene que ver con las aptitudes,  destrezas y visión  de un artista. Su ready-made más famoso: un urinario  marca Bedfordshire de fondo plano que  vio en un escaparate de una tienda de suministros de fontanería, ‘La Fuente’.

La anarquía dadaísta influenció, sobre todo, al pop-art. Los cuestionamientos a las ideas de progreso se trasladaron, en la década de los sesenta,  de la crítica a las máquinas, a una crítica al consumismo desmedido de la sociedad occidental. Andy Warhol presenta, en 1963, su obra ‘La Brillo Box’, un nuevo quiebre en el arte.

Un mundo como Tristan Tzara definió al final del manifiesto dadaísta: “DADA, DADA, DADA, aullido de colores encrespados, encuentro de todos los contrarios y de todas las contradicciones, de todo motivo grotesco, de toda incoherencia: LA VIDA”.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta