El regreso del obispo- presidente

Los restos del prelado capitalino, exmandatario de Quito, recorren el camino inverso de su destierro



Alexander García. Redactor (I) 05 Marzo 2016

Es el cierre de un círculo. Los restos del obispo José Cuero y Caicedo, prócer de la Independencia y primer presidente del Estado de Quito, recorren el camino inverso de su destierro después de 200 años. El pequeño ataúd ha regresado de Lima a Guayaquil por mar –la misma vía de su expulsión-. Llegó al Malecón a bordo del Buque Escuela Guayas, y permanecerá al menos una semana en el Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo (MAAC), antes de seguir a la capital.
 
El Museo está ubicado a orillas del río Guayas en una de las esquinas donde se ubicaron los muelles históricos desde donde Cuero y Caicedo partió a Perú. Iba escoltado por una guardia armada, condenado al destierro en España, despojado de su dignidad episcopal y de sus bienes.

El clérigo nació en Cali en 1735, gobernó la Diócesis capitalina desde 1801, y presidió el Estado de Quito, apenas de un año de duración, entre 1811 y 1812. Falleció de neumonía en Lima, durante su tránsito a España, el 10 de diciembre de 1815. Tenía 80 años.

Hombre educado en la fidelidad a la Corona española, representante de la institución más conservadora, el prelado radicalizó su postura y tomó partido por el bando independentista. El historiador Jorge Núñez Sánchez, director de la Academia Nacional de Historia, describe su papel. En la guerra contra los realistas animó a sus feligreses a luchar en defensa de los ideales libertarios.

Convocó a las armas a todos los hombres hábiles y dictó sanciones contra los curas o fieles que no apoyaran la causa patriótica o que colaboraran con el enemigo. Como mandatario firmó sus documentos como “José, Obispo por la gracia de Dios, y por la voluntad de los pueblos Presidente del Estado de Quito”.

Había sido designado por el Rey de España Obispo de Popayán, de Cuenca y de Quito. “Lideró el proceso emancipador desde su propio púlpito, para influenciar a sus feligreses hablaba incluso sobre las bondades espirituales que tenía el hecho de aportar a la causa independentista”, recordó Joaquín Moscoso, subsecretario de Memoria Social del Ministerio de Cultura.

Moscoso pondera la firma de la Constitución Política del Estado de Quito, donde ya se establecen mecanismos para la protección de los derechos constitucionales, un “documento de avanzada” para la época. Cuero y Caicedo convocó en 1812 un Congreso para redactar la primera Constitución ecuatoriana, que establecía además una República con división de poderes.

En palabras de Núñez, el Presidente del primer Estado independiente de la América Hispana radicalizó su postura política al constatar los crímenes y abusos cometidos por las fuerzas represivas del Virrey de Perú contra los revolucionarios presos y contra los quiteños, el 2 de Agosto de 1810.

Su actuación tras la matanza -denunció los crímenes ante sus superiores, exigió la salida de las tropas virreinales de la capital y pidió perdón y olvido para los revolucionarios de 1809 y 1810-  evitó un mayor derramamiento de sangre.

Foto: Cortesía Buque Escuela Guayas
Foto: Cortesía Buque Escuela Guayas
Marinos del Buque Escuela Guayas llevan a tierra el ataúd que la embarcación trajo desde Callao.

La masacre del 2 de Agosto motivó protestas y motines que forzaron la capitulación de Ruiz de Castilla, presidente de la Real Audiencia.

El 11 de octubre de 1810, el pueblo de Quito, reunido en Cabildo Abierto, designó a Cuero y Caicedo como presidente de la Junta de Gobierno.

El 4 de diciembre de 1811 se instaló el Soberano Congreso de Quito, que proclamó la existencia de un Estado independiente y se eligió al prelado como Presidente.

El religioso fue convertido por voluntad popular en líder de la revolución emancipadora hasta la entrada a la capital de Toribio Montes, el 8 de noviembre de 1812, que llegó a restablecer el orden colonial y quien propinó una dura derrota a los patriotas.

Los revolucionarios, con el prelado a la cabeza, huyeron hacia Ibarra. Los religiosos dejaron sus conventos y hasta las monjas de los monasterios Carmelitas y de Santa Clara abandonaron los suyos haciendo a un lado su vida de clausura, persuadidas por el  Presidente y por sus capellanes. Prófugo, Cuero y Caicedo fue perseguido y capturado.

Murió enfermo y desamparado en Lima el 10 de diciembre de 1815 y sus restos estuvieron perdidos por más de un siglo. En 1937 el historiador peruano José de la Riva-Agüero y Osma los ubicó en una cripta del hospital limeño de San Andrés.

“En una caja de madera, que hemos hecho reemplazar por féretro, hallamos una osamenta que corresponde a un individuo de breve talla”, escribió el historiador. “Atendiendo a la contextura ósea y al estado de los rebordes alveolares de ambos maxilares, los tales restos corresponden a un anciano. (...) Por los documentos adjuntos al cadáver, se viene en conocimiento de ser ese esqueleto el de un obispo que, con sus vestiduras moradas, alba, guantes y el hilo sostenedor de su pectoral, fue llevado a la bóveda de dicha capilla...”.

La repatriación responde a una política de recuperación de la memoria social y busca exaltar la memoria de un personaje histórico que ha sido “invisibilizado y olvidado”. El recuerdo del primer Presidente de la ciudad se ha reducido al nombre de una calle y ha quedado fuera del imaginario de la mayoría de los ciudadanos, según reconocen desde el Ministerio de Cultura.

“Cuero y Caicedo estaba sufriendo de esa desmemoria. Estamos intentando cerrar el ciclo de su muerte. Hay una deuda histórica con respecto a eso, y con respecto a su imagen y a su lucha”, indicó el Subsecretario de Memoria Social.

Los restos, que arribaron a Guayaquil el pasado martes, permanecerán en el MAAC entre 8 y 12 días en una fase de estabilización a nuevas temperaturas. Tras una valoración científica serán trasladados a Quito, donde serán recibidos con altos honores.

La figura del obispo será motivo de  una exposición en el Palacio de Carondelet. Y los restos del expresidente, que salió huyendo de la capital, reposarán finalmente en la Catedral Primada, junto a los del Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta