La plaza de la villa de Quito, según Sebastián de Benalcázar

Hay referencias de que el mercado más antiguo de la ciudad estuvo en la plaza fundacional. En varios documentos se menciona al ‘tianguez’.



Ximena Escudero Albornoz. Historiadora e investigadora. Ha realizado varias publicaciones y curadurías de bienes culturales. 04 Julio 2015

Quito constituye un paradigma, pues pese a haber sido erigida en un terreno irregular, su retícula -trazada paralelamente al cauce de los barrancos- obedeció fielmente al diseño ortogonal de tipo español/renacentista europeizado. Llamar Quito histórico a su casco antiguo es referirse a la utopía del filósofo Tomás de Aquino (siglo XIII) al reconocer que esta villa alcanzó la plenitud espacial a pesar de hallarse en un paraje carente de las condiciones aptas para un desarrollo urbano uniforme; es, además, remontarse al Medievo para encontrar la  génesis del mercado citadino.

Basta una mirada desde las  lomas El Panecillo, San Juan o Itchimbía para ver que la hoya  ya  no ostenta una superficie tan rugosa como  le caracterizó en un principio; hoy, los  barrancos que bajan desde las cumbres andinas se pierden al alcanzar  el  entramado urbano desapareciendo de la vista, ya que  sus lechos –desde el siglo XVII– han ido siendo rellenados. En efecto, a la fecha de la instauración de la villa la meseta tenía solo una pequeña área plana, que ubicada a pocos metros del centro geográfico (antes   quebrada Manosalvas, hoy sacristía de la iglesia  El Sagrario) (Pablo Viteri, 2012), fue ocupada  por la Plaza Mayor (20 de diciembre de 1534). La urbe prácticamente  levantada  sobre arquerías de  ladrillo con estructuras pétreas, ha mantenido  su aspecto ajedrezado limitado por las calles Morales, 24 de Mayo, Chimborazo, Mires, Olmedo, Mejía, Imbabura, Manabí, Montufar, Rocafuerte y Paredes (Patrimonio mundial, UNESCO, 1978. INPC: Rodrigo Pallares Z. y Ximena Escudero A.).

Definida por la cuarta glaciación, la meseta quiteña yacente en la falda noroeste  del conjunto volcánico del Padre Encantado -Pichincha: Ruco, Cinto y Toacaza- se proyecta hacia la hoz del río Machángara arropada por las prolongaciones montañosas Chilena o San Juan  al norte,  Panecillo al sureste, e Itchimbía al este; estribaciones que al terminar en las  hondas depresiones Chilena, San Juan, Carnicerías o Tenerías, San Blas y  Auqui o Jerusalén respectivamente, se convirtieron en sus fronteras naturales; siendo  la quebrada  Manosalvas o Sanguña formada por los lechos deprimidos  El Tejar y El Placer la protagonista de su delineamiento al atravesarla; irregular topografía que  se muestra  en el “Plano topográfico de Quito con las principales quebradas existentes hacia 1534” (Pablo Viteri Dillon, 2010) que se adjunta. 

Bastión inexpugnable al tiempo de corredor con abras para su acceso, lugar óptimo como nudo de vías de comunicación,  tierra fértil, fuentes de agua por doquier  con clima benigno, el lugar se presentó apetecible a los europeos, quienes se sirvieron de esas bondades para  su estancia definitiva; cualidades que también fueron aprovechadas por el Incario décadas antes. De esta suerte, la conformación urbana de Quito a 2.818 msnm se remonta al siglo XVI, cuando España la erigió en el mismo paraje del precario asiento inca.

Al haber mantenido intacto el diseño urbano de origen romano llevado a la práctica en la España renacentista (Santa Fe de Granada), Quito deja ver a la plaza Grande o de la Independencia como plaza Mayor,  única lonja que puede ser calificada como  fundacional, pues tal palabra sirve exclusivamente  para señalar al núcleo desde el cual se dio inicio al “cordel de la plaza” para el diseño de la ciudad. La gran plaza quiteña o “plaza de la villa” fue planificada desde un comienzo como una plaza desdoblada: ser punto de partida de la traza de la villa, estar demarcada por los edificios del Cabildo secular  y del  Consistorio eclesiástico,  tener en uno de sus frentes a la iglesia mayor y en otro   a la calle mayor  o real,  estar complementada con una fuente de agua, y ser mercado central. Bajo este esquema constructivo la plaza nació robusta, pues -para aquella época- la cohesión entre la autoridad material (Corona española) representada por el Cabildo  y la espiritual (Iglesia católica), debían reflejar de manera inequívoca  la igualdad de esos poderes.

Mapa
Mapa
Entorno geográfico y plaza mayor (tianguez) de Quito.

En relación a la función de mercado central que cumplió la Plaza Mayor desde  1534  es indudable  que allí  funcionó el  primer tianguez quiteño; éste, de posible origen prehispánico –si es que  el Incario manejó este tipo de intercambio comercial- fue consolidado  por los europeos a su  llegada a esta sierra según la costumbre medieval de usar las plazas fronterizas a las iglesias  para ferias permanentes;  espacios que al cumplir esta  función  eran denominados por los españoles tianguez  (náhualt).

Gracias a los libros de las Actas de Cabildo se puede aseverar -con escritos- que el  mercado más antiguo de Quito estuvo  en la Plaza fundacional (Mayor, Grande o de la Independencia), puesto que allí se registran algunas referencias: 20 de mayo de 1535, firmada por Benalcázar, autorizando la actividad comercial de los vecinos españoles en el “tianguez de ella”; abril de 1536 en la que se la denomina “tianguez viejo”, y 1538, en la que se prohíbe que se hagan carreras de caballos en el tianguez que está en la “plaza de esta villa” (Frank Salomon, 1980).  

Lo escrito en el párrafo precedente está argumentado con la vecindad a la plaza de la casa de Atahualpa  localizada  en la margen noroccidental de la quebrada Manosalvas,  a la antigüedad de la Plaza Mayor en relación a la de San Francisco que se instauró a principios de 1536 –es decir un año y meses más tarde- y a la pronunciada irregularidad de la superficie de la franciscana (rellenada, siglo XVII), se  establece que en  la Plaza Mayor estuvo el tianguez primigenio. Por último, es apropiado   tener en mente que fueron tres las plazas que mantuvieron vigente la actividad comercial de la ciudad: Mayor, San Francisco y Santo Domingo.  
 

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta