El espíritu de la inquisición vive

‘El tribunal de Dios’, de Cullen Murphy, postula que los procesos medievales de persecución, represión y tortura se corresponden con algunas políticas de la actualidad.



paredesf@elcomercio.com   Flavio Paredes Cruz. Editor (O) 05 Julio 2014

Lejos de ser una reliquia medieval, la Inquisición se percibe como una institución aún enraizada en la modernidad y como un impulso, esto según lo postulado por Cullen Murphy, en ‘El tribunal de Dios’ (Océano, 2014). Para el autor estadounidense, ese impulso inquisitorial puede radicar y brotar en cualquier sistema de gobierno y sociedad civil que ordene nuestra vida.

Sus instrumentos -según enumera- son: “Un sistema de leyes, y el medio para administrarlo con cierto grado de uniformidad; un proceso claramente definido para hacer interrogatorios y extraer información; procedimientos para llevar un registro de actividades y obtener datos de documentos compilados y almacenados; un mecanismo administrativo –una burocracia-, junto con un cuadro de personas calificadas para operarlo; posibilidad de enviar mensajes a grandes distancias y de restringir comunicaciones de otros, y una fuente de poder para asegurar el cumplimiento de todo ello”.

Libro
Libro
El Tribunal de Dios

El valor en sí de ‘El tribunal de Dios’, más que en la revisión cronológica de los contextos y los hechos, está en las analogías que esboza con la contemporaneidad. Finalmente, para qué está la historia si no es para escarbar en el pasado o en la memoria y, así, comprender nuestro lugar en el mundo y evitar los mismos errores -aunque no siempre resulte-.

Con esa premisa, el libro  traza la huella social, legal y política de los procesos inquisitoriales. Cullen Murphy  recuenta el movimiento encabezado por el papa Gregorio IX -en 1244-  contra la “depravación herética”, que exterminó a los cátaros; la complicidad entre Torquemada y los Reyes Católicos de Castilla y Aragón; y la Inquisición romana establecida en 1542. Pero todo eso es solo el prólogo, pues el objetivo del autor es proyectar esos modelos de siglos atrás hasta empatarlos, incluso, con las políticas de seguridad que se implementaron tras el  11-S; esa guerra contra el terrorismo que despertó al fantasma de nosotros vs. ‘el otro’.

Más que la labor de un historiógrafo, el autor desarrolla un proceso de diálogo, de escucha y reflexión frente a historiadores de carrera; asume sus puntos de vista y los complementa con bases documentales. Deso­villa el tejido de la historia, hallando acontecimientos en el pasado que se corresponden con las puntadas acometidas en el ahora. Desde la observación, el análisis y los viajes que lo llevan de edificios sevillanos al Palacio Vaticano, del sur de Francia a las Américas, deja escrita una prosa vívida y con gracia, que en instantes cede ante el entretenimiento.

Mediante el ir venir entre épocas, autor y libro abordan a la maquinaria inquisitorial y cómo su incidencia ha perdurado en el mundo y en la psicología de sus habitantes, ya en Sevilla, Roma o Lima , ya en el Tercer Reich, la Rusia stalinista, la dictadura argentina o las técnicas estadounidenses en Guantánamo.

El factor común es la similitud operacional de unos métodos que traspasaron el muro de la catedral hasta el espacio de lo secular. Tanto la persecución medieval como la que se hace con las tecnologías de comunicación, el manejo de la información y los aparatos ­burocráticos establecen procesos represivos avalados por el poder institucional.

Hasta ahora, bajo el amparo de una exclusiva concepción de la moral, se repite la vigilancia -en un sistema de redes- sobre las actividades de los ciudadanos con miras a controlar su proceder; mientras que las burocracias se han mantenido como aparatos expansionistas y perpetuadores de sí mismos. Por último, el torturador -quien sea que ­ejerza tal función- lo es a sabiendas de que la existencia de su iglesia, de su Estado o de los valores que representa, depende de su cumplimiento.

Acortando las distancias entre el oscurantismo y la modernidad, Murphy establece, además, otras correspondencias. Si la Inquisición -a la que el autor llama  “la primera institución globalizada”- fue de calabozos y hogueras, también se hizo de bibliotecas e índices prohibicionistas. En ese sentido, la censura impuesta por el Index librorum prohibitorum se ha continuado en la coartación a la libertad de expresión en soportes impresos y audiovisuales, además de en las plataformas digitales.

Asimismo, si la Inquisición estableció redes comunicacionales que facilitaban el manejo de información y, por ende, su funcionamiento, ¿qué podría suceder -o, siendo menos ingenuos, sucede ya- con toda la data que reposa en los cuarteles de Silicon Valley?

‘El tribunal de Dios’ cuestiona las narrativas de la modernización y empuja a reflexionar sobre estas analogías entre pasado y presente, para concluir que la Inquisición sigue influyendo y que los guardianes de lo ‘correcto’ terminan por ser los más peligrosos.

Analogía
Analogía
El libro hace una analogía de las formas de represión antiguas y las de la modernidad, como las que se emplean en Guantánamo.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta