¿Milagros económicos o premio al esfuerzo?

Alemania, tras la II Guerra Mundial, y Japón por veinte años, experimentaron un gran progreso y llegaron a potencias. Corea del Sur, desde el ‘milagro del río Han’, no para de crecer.



Gonzalo Ruiz Álvarez Subdirector Adjunto (I) 05 Julio 2014

Cada cierto tiempo, y para explicar lo que muchos consideran un esfuerzo superlativo se trata de bautizar como milagro al desarrollo, al progreso y al crecimiento sostenido. Así, después de la devastación  en la que quedó Alemania tras la locura  a la que la empujó Hitler, con un sacrificio inmenso, Alemania Federal salió adelante. Muchas horas de trabajo, disciplina, planificación seria y el apoyo de Occidente coadyuvaron al ‘milagro Alemán’.

El ‘milagro japonés’ fue otro capítulo de la voluntad humana para reponerse ante la derrota en la Segunda Guerra Mundial. La constancia de un pueblo educado en la filosofía y el sacrificio personal hicieron un esfuerzo sostenido de transformación hasta llevar a Japón a los más altos sitiales y la consideración de potencia económica, especialmente desde 1960 a 1980. El progreso fue la meta con una  receta: las políticas sostenidas en el tiempo.

Después de la Guerra Mundial Corea se partió en dos. La influencia de la China comunista y la Unión Soviética de Stalin, por una parte y los Estados Unidos, por otra, llevaron a la partición de ese país. Pronto llegó la guerra fratricida. Ambas Coreas se hundieron en una conflagración, el capítulo asiático del mundo bipolar, sus consecuencias fueron la muerte y la destrucción.

Todo terminó en un armisticio y sobre las cenizas empezó a gestarse el ‘milagro del río Han’. Las bases del ‘milagro’ de Corea del Sur se sostienen en aspectos fundamentales. La educación fue una meta nacional. Las escuelas son exigentes, los estudiantes entregan muchas horas al estudio, a  los deberes y a prepararse en materias extracurriculares. Los profesores de colegio son una élite intelectual que la sociedad valora y recompensa con buenos salarios. Muchos de los mejores coreanos se dedican a la docencia y eso repercute en  resultados de los educandos.

La presión por mejorar la formación académica ha traído aparejada una separación del núcleo familiar. Los padres que trabajan muchas horas, los estudiantes que se desvelan en su preparación, han sido la alta factura que pasa el desarrollo.

Corea del Sur se ha vuelto una potencia tecnológica que se muestra hoy como ejemplo. Antes, el desarrollo industrial la llevó a  la fabricación automotriz que coloca sus mejores marcas en todo el mundo.

Sus astilleros con  grandes barcos colocan a Corea del Sur a la cabeza de este rubro. La tecnología ubica a Corea del Sur a la vanguardia de la industria de televisores y pantallas planas y, ni se diga, la telefonía celular que  la consolida como líder. El teléfono inteligente acompaña a casi todos los surcoreanos. La conectividad alcanza al 70% de la población. Las telecomunicaciones son una seña de su vocación por el primer mundo.

Seúl es una de las más grandes capitales del planeta. Está repleta de avenidas de ocho carriles. Grandes autopistas la comunican con Incheon, zona del aeropuerto internacional y de un gigantesco puerto por donde salen al año miles de embarcaciones que dan cuenta de la vitalidad de su comercio exterior, solo comparable al de las grandes potencias de América del Norte, Europa y Asia.

El tráfico es apretado, la mayoría de automotores de alto nivel, muchos de alta y lujosa gama están dotados de GPS, navegadores satelitales que  facilitan la ubicación en el enjambre de calles y autopistas de una ciudad llena de colinas y rascacielos de coquetos y audaces diseños arquitectónicos.

Un Producto Interno Bruto per cápita de USD 20 000 al año, da cuenta del grado de desarrollo y solvencia económica de un país que se sitúa en altos sitiales, vistas sus cifras de crecimiento, inversión extranjera y calidad de vida.

Atrás de todo esto está su cultura y respeto, una comida sana y una dieta equilibrada. La salud es una prioridad. Los hospitales privados parecen hoteles de lujo y reciben pacientes de varios países vecinos, especialmente de Asia y hasta de Oriente Próximo.

La medicina Occidental gana terreno y compite con las tradiciones ancestrales coreanas. La cirugía plástica cobra reconocimiento y su industria farmaceútica encuentra espacio en países como Ecuador.

El ‘milagro del río Han’ tiene sustento. Más que un milagro es una realidad.

Guillermo Landázuri, economista, ex presidente del Congreso y ex titular de la Corporación Financiera Nacional dijo a EL COMERCIO: ‘no  existen milagros económicos sino un acuerdo básico sobre rol del Estado en la economía, el esfuerzo privado y la forma de relacionarse con el exterior. El Estado debe articular el consenso de toda la sociedad’.

Muchos países han emprendido la senda del desarrollo con sacrificio. Pero siempre que los analistas y los medios han caído en la tentación de emplear la figura religiosa del milagro, su antesala fue el punto cero tras la guerra y la destrucción. Ese no es el caso del Ecuador, no partimos del punto cero. La situación económica muestra datos positivos en lo social pero los ingresos se deben a las exportaciones, en especial al petróleo y su alto precio.

En conferencias académicas el Presidente ecuatoriano habló de la reducción de la pobreza, el cambio de matriz productiva e infraestructura vial: ‘el milagro ecuatoriano’, como un calificativo medíatico. Pero la historia dice que no hay milagros, solo premios al esfuerzo, a la creación de valor y riqueza. No se puede vivir de ‘commodities’ ni pensar que el consumo es signo de desarrollo.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta