Las otras acepciones del sadismo

A 200 años de la muerte del Marqués de Sade, cuyas obras propiciaron el término, el sadismo sigue presente, incluso más allá de su connotación sexual.



paredesf@elcomercio.com   Flavio Paredes Cruz. Editor 06 Diciembre 2014

Perversión sexual de quien provoca su propia excitación cometiendo actos de crueldad en otra persona. Así, el Diccionario de la Real Academia Española es tan elocuente como puede ser cuando define sadismo.

Por sobre el valor literario del Marqués de Sade, y del concepto que se fraguó en las páginas de ‘Justine o los infortunios de la virtud’, ‘Juliette o las prosperidades del vicio’, ‘Las 120 jornadas de Sodoma’ y ‘La filosofía en el tocador’,  el imaginario colectivo conserva primordialmente el término derivado del apellido del noble francés, el sadismo.

Así la vida y obra de Donatien Alphonse François de Sade, el ‘filósofo del vicio’, se convirtieron en sustantivo. El término ha empatado con otros usos derivados del curso de la historia y las dinámicas sociales; ligando las descripciones de actos de violencia por parte de los protagonistas sadianos, con aspectos de fin distinto, tales como la tortura en regímenes políticos, la violencia de género y el (mal)trato a los animales (pululan artículos sobre si la tauromaquia, es ¿arte o sadismo?).

Sería el psiquiatra alemán Richard Krafft-Ebing quien popularizara la palabra, en especial dentro de la comunidad médica, con la publicación de su ‘Psycopathia Sexualis’ (1886). Aunque se dice que el término ya se usaba ‘a priori’ para des­cribir la perversión antes citada. En lo concerniente al castellano, su primera aparición y definición datan de 1917, en el Diccionario de la Lengua Española; tres décadas después, sadismo fue incluido en el canon de la Real Academia.

Incluso se ha usado de forma confusa con el masoquismo. La diferencia en términos básicos es que el masoquismo es una inversión del sadismo, con retorno hacia la propia persona.

Respecto del término, concepto y personaje que lo propició, varios pensadores sus escritos han destinado. Entre ellos Deleuze, Sartre, Girard,  Blanchot, De Beauvoir, Klossowski, Foucault, Lacan...

Según Sigmund Freud, el sadismo y el masoquismo son dos perversiones (el término no tiene sentido peyorativo, sino que significa una acción desviada de su finalidad original), que están conectadas entre sí y que se pueden encontrar en proporciones variables en un mismo individuo. Freud -de quien Elizabeth Roudinesco sostiene que nunca leyó a Sade, que en su biblioteca no había ninguna de las obras del marqués (‘Nuestro lado oscuro. Una historia de los perversos’, 2011)- destaca que al principio el sadismo busca la dominación del compañero, el control ejercido sobre otro. Para el antihéroe sadista ateo sin temor de castigos divinos, el crimen es una afirmación del poder y una consecuencia del egoísmo integral.

En la línea del pensamiento freudiano, el lazo entre dolor y excitación sexual aparece primero en el masoquismo; solo entonces infligir un dolor puede ser una de las perspectivas del sadismo: allí, paradójicamente, el sujeto goza de manera masoquista por la identificación con el objeto sufriente.

El sadismo en relación con el comportamiento sexual ha sido el más difundido; así figura en el ‘Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría’.

En su diagnóstico se evalúa el mantener fantasías sexuales recurrentes, impulsos sexuales o comportamientos que implican actos (reales, no simulados) en los que el sufrimiento psicológico o físico de la víctima es sexualmente excitante para el individuo; y que tales comportamientos causen malestar clínicamente significativo o deterioro social de ese individuo.

Ahora bien, el sadismo no siempre tiene carácter sexual, pues puede derivar de otro conjunto de motivos, entre ellos la frustración. Incluso la segunda acepción de Diccionario de la Real Academia no contiene carácter sexual: Crueldad refinada, con placer de quien la ejecuta.

A pesar de que algunas visiones han asumido al sadismo como un modo equívoco de actuar, como el paradigma de la proyección del propio rencor en el otro o como el fracaso de la solidaridad entre los hombres; el sadismo también se ha configurado dentro de la cultura popular, en parte por las formas del entretenimiento.

Abundan las creaciones gráficas, literarias y audiovisuales que se gestan sobre el placer de infligir dolor al otro. Su representación es parte del mundo del cómic, de la literatura y del cine; con viñetas y escenas de alta agresividad y violencia sexual explícita. ¿La representación ficticia extiende la experiencia sadiana al espectador?

Referencias de sadismo están también en productos que alimentan las ilusiones eróticas, bajo las prácticas consensuadas -como una parafilia- del BDSM (Bondage and Discipline / Sadomasochism) ¿Les suena Grey y sus 50 sombras? Son otras formas más amplias, reproducciones de un concepto que halló su origen en la escritura de un libérrimo marqués parisino.

200 años de la muerte del Marqués

El 2 de diciembre de 1814, en el Hospital Psiquiátrico de Charenton, falleció  Donatien Alphonse François de Sade, escritor y filósofo parisino. Su vida, tanto como su obra, estuvieron colmadas de escándalos ante la moral de la época. Un ateísmo radical, la descripción explícita de parafilias y actos de violencia; así como antihéroes que afirmaban el poder mediante el crimen, confluyeron en sus obras literarias.

El poeta Guillaume Apollinaire se refirió a él como “el espíritu más libre que haya existido jamás”.

 

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta