La ciudad inca de Quito

Piedras y otros vestigios incas se encuentran diseminados -o invisibilizados- en la urbe. Etnohistoriadores y antropólogos se enfrentan a las estrategias del olvido; mientras intentan develar esas huellas incásicas.



Manuel Espinosa Apolo * 07 Junio 2014

La ciudad destruida
Cuando Sebastián de Benalcázar ordenó a su teniente Juan de Ampudia y a su ejército de 10 000 indígenas aliados, no dejar piedrasobre piedra de la ciudad inca de Quito con el propósito de encontrar el tan anhelado tesoro de Atahualpa, una política de destrucción se puso en marcha desde entonces.

Una vez consolidada la ocupación de los españoles, poco a poco y a medida que transcurría el siglo XVI, los edificios incas fueron desmontados. Los sillares pulidos de los lienzos reutilizados en zócalos, atrios y pretiles e, incluso, en el empedrado de patios y calzadas. Ni siquiera las piedras de las casas de la aristocracia incaica se salvaron. Presionadas por las autoridades eclesiásticas, la misma nobleza indígena, como fue el caso del bisnieto de Atahualpa: don Carlos Atahualpa, tuvo que vender las finas piedras pulidas de los aposentos de su abuelo don Francisco Túpac Atauchi, el ‘auqui’, para la construcción de la iglesia de San Roque. Entretanto, otros elementos arquitectónicos que resultaron útiles donde estaban fueron encubiertos o enmascarados, añadiéndoles ciertos elementos decorativos para que pareciesen fabricados por los españoles.

Al finalizar la Colonia, ningún elemento arquitectónico de lo que fue la ciudad inca podía ser identificado a plena vista.

La ciudad olvidada
Pero la devastación de la ciudad inca no terminó con la Colonia. Llegó la República y otra estrategia de destrucción más efectiva se puso en marcha: el olvido, implementado por una poderosa arma ideológica de origen colonial: la memoria antiinca. A través de este dispositivo creado por el virrey del Perú: Francisco deToledo, se pretendió desde entonces inocular la idea de que los incas eran advenedizos, no autóctonos o naturales, y que su gobierno representaba una tiranía.

En esas circunstancias, los españoles habrían liberado a dichos pueblos de aquel insufrible yugo. Invirtiendo la realidad o poniendo el mundo patas arriba -como diría el cronista indígena Felipe Guamán Poma de Ayala- se pretendía de esta forma justificar la conquista española e incentivar el repudio y odio a los hijos del sol, cuya presencia en el escenario histórico supuso la marcha de un proyecto de unidad política, a través de la construcción de un Estado benefactor, que sirvió de inspiración para el desarrollo del comunismo y el socialismo utópicos en Europa.

Al mismo tiempo, se pretendió convertir en ‘raza’ extranjera a los incas, que en realidad provenían de diversos pueblos andinos incluidos los del actual territorio del Ecuador.

A medida que el Estado ecuatoriano se vio obligado a justificar el derecho a su existencia como realidad soberana e independiente, en el contexto andino y ante la intensificación del conflicto territorial con Perú, la memoria antiinca fue resucitada y convertida en soporte ideológico fundamental del nacionalismo. Fue así como la ciudad inca de Quito se borró de los anales oficiales.

La ciudad exhumada
A inicios del s. XX, cuando la fiebre modernizadora impulsada por el régimen liberal intensificó la construcción de diversas obras y edificios públicos y privados  en Quito, se descubrió que la ciudad inca aparentemente desvanecida estaba, más bien, enterrada. Sucedió, entonces, por ejemplo, que cuando se construyó el normal Juan Montalvo en el lado norte del Placer, lo que los quiteños de entonces llamaban ‘piscina del inca’ era, en efecto, una construcción de ese tiempo.

Más tarde, cuando algunas familias ‘bien’ construyeron sus quintas recreativas en la Magdalena, salieron de la tierra un sinnúmero de artículos de cerámica y metal estilo inca imperial. Asimismo, al iniciarse los trabajos del que sería el Hospital Eugenio Espejo, en las faldas del Itchimbía, afloraron de pronto una serie de tumbas y paredes que indicaban la presencia de un cementerio y edificios incas.

Estos vestigios fueron estudiados por Jacinto Jijón y Caamaño, quien descubrió más tarde, en algunas calles del barrio de San Roque, canales de agua; más arriba, en el sitio de la Chorrera, cimientos de un probable templo y, por último, el pucará de Guangüiltahua en el Batán. No contento con su trabajo invitó y financió al arqueólogo Max Uhle, quien encontró en el hospicio de San Lázaro, piedras y paramentos incas.

Estas prospecciones terminaron bruscamente cuando se produjo la reactivación del conflicto con el Perú, en 1941. Hubo que esperar las décadas de 1970 y 1980 para que otro buscador incasable retomase dicha labor. Llevado por su pasión y tenacidad investigativa, el padre Pedro Porras examinó la vieja ciudad en busca de más huellas del Quito incásico y las descubrió sin mayor dificultad. Esta vez no necesitó realizar excavación alguna.

Muchas piedras incas y algunos restos de viejos muros, a pesar de permanecer a ojos vistas, no habían sido notados. Entre otras razones porque permanecían en oscuros rincones, como las piedras que encontró en el claustro inferior y la escalinata norte del atrio de San Francisco; ya sea porque estaban en paredes interiores, tapadas con revestimientos modernos como los paramentos encontrados en el Colegio de los Sagrados Corazones en las calles Sucre y Guayaquil; o, simplemente porque fueron encubiertas o enmascaradas como las piedras del atrio de la Catedral o de San Francisco. Pues, sobre la cara exterior de las mismas, se labraron falsas junturas con un afán decorativo y uniformizador, que por supuesto no coincidía con los ensambles originales hechos sin mortero alguno. 

Otras piedras, en cambio, permanecían en sus muros originales pero sin que se reparase en ellas porque estaban plenamente integradas a fachadas de edificios relativamente modernos. Es el caso de las encontradas en la torre y fachada de La Merced, en la fachada del Colegio de la Providencia y, sobre todo, las ubicadas en el zócalo del Palacio de Carondelet. Estas últimas, junto con las de La Merced, constituyen la evidencia más importante de muros incas por encima del suelo. Los hallazgos del padre Porras nos mostraron que parte de la ciudad inca está encubierta. 

Palacio de Carondelet
Palacio de Carondelet
Restos de un muro inca


Más tarde, a medida que se realizaban los trabajos de restauración de los monasterios coloniales luego del sismo de 1987, supimos que una parte de la ciudad prehispánica seguía sepultada. En el piso de la capilla del hospital San Juan de Dios, la arqueóloga Agnes Rousseau descubrió grandes cimientos de construcciones incaicas, junto con cerámica asociada a dicho período. 

En la arquería norte del templo de San Francisco, la arqueóloga Paulina Terán encontró cimientos de una probable callanca. Todos estos hallazgos fueron fortuitos, aparecieron de pronto cuando no se los buscaba, porque ninguna institución pública o privada estuvo ni está interesada en apoyar o financiar una prospección arqueológica seria en el casco colonial.

Al mismo tiempo que se develaban o desenterraban las evidencias físicas de la ciudad inca, los etnohistoriadores realizaban descubrimientos sorprendentes en la abundante documentación colonial existente en los archivos del país y el extranjero. Gracias a las investigaciones de Udo Oberem, Espinosa Soriano o Frank Salomon empezamos a vislumbrar los nombres, ayllus y personajes destacados de la ciudad incaica, de esta manera comprendimos que las evidencias del Quito incásico no estaban solo en unas cuantas piedras o vasijas, sino fundamentalmente en la identificación de sus habitantes y los hechos que protagonizaron.

La documentación colonial arrojó además información sobre edificios de cuya existencia ni siquiera se sospechaba. Por ejemplo, la presencia de un templo en la antigua parroquia de San Juan Apóstol y Evangelista de Machángara o Chimbacalle: el llamado Pillcocancha; de una construcción en la Recolección de La Merced: Cochacancha; la existencia de andenes en el barrio de La Chilena; las noticias sobre el palacio de Atahualpa en la parte sur donde hoy se levanta el Palacio Presidencial o la presencia de una edificación inca llamada el ‘Bohío del inca’ en el sitio donde funcionó el Hotel Majestic, en plena Plaza Grande.

Y los descubrimientos continúan. El antropólogo Hugo Burgos  ha identificado las cuatro principales vías de ingreso a la ciudad procedentes de los cuatro suyos; la arquitecta Inés del Pino ha establecido los principales elementos de la geografía sagrada inca que coinciden con el de otras ciudades incas como Cuzco o Tumi Pampa. Mientras que arquitectos como Alfredo Lozano, Juan Fernando Pérez y Andrés Peñaherrera han realizado avances notables en la reconstrucción de la planta urbana de la ciudad inca de Quito. Y a pesar de todas estas evidencias, la ciudad inca sigue sin admitirse de forma oficial.

*Historiador ecuatoriano. Este artículo es resumen del discurso de su incorporación a la Academia Nacional de Historia. Su versión completa está en: https://independent.academia.edu/ManuelEspinosa1/Papers

Cuadro
Cuadro
Los vestigios incas en Quito

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta