El machismo no es odio, es política

Para Rocío Carpio toda mujer que disfrute de las conquistas del feminismo es una ‘feminista involuntaria’. Pero más que echarle cabeza al feminismo, nos ocupamos del machismo, ese monstruo hábil e ¿indestructible?



iguzman@elcomercio.com   Ivonne Guzmán. Editora (O) 07 Marzo 2015

Parafraseando la canción de Álex Alvear, esta historia no es de risa. Como no puede serlo la historia de ninguna desigualdad. Y a los tabúes y a los horrores se los desarma mirándolos a los ojos. Por eso, un mediodía, como para conjurarlo, Rocío Carpio y yo nos sentamos a conversar sobre machismo; esa lacra más resistente que las cucarachas, con la que ni siquiera una explosión nuclear parece que podrá acabar.  

El tono de voz tenue y la forma de hablar pausada de Rocío hacen que tenga que esforzarme para escucharla entre la música ambiental altísima de la cafetería en la que nos citamos. Pero la escucho, y lo que dice me interesa y, a ratos, me da esperanza. Después de todo, tampoco es imposible matar una cucaracha.

¿Eres machista?

En algún momento lo fui ­inconscientemente.

¿Conoces a alguien que no sea machista?

No sé. Pero tengo amigas que abiertamente defienden ciertos comportamientos y estructuras patriarcales, quizá inconscientemente. Y ojo que no son mujeres tradicionales.

Por cómo nos criaron todos somos machistas aunque sea en un grado ínfimo.

Sí, seguramente yo también.

¿Es cierto que las mujeres muchas veces somos más machistas que los hombres?
 

No sé. Pero, como dice el refrán: ‘Para un roto hay un descosido’. Tienen que existir dos para que se alimente algo. Lo que pasa es que sí tiene que ver mucho con cómo se cría a los hijos, y mucha de la crianza está a cargo de la madre. En la mayoría de familias, ya que está de moda hablar de familias, la madre se encarga de la crianza.

¿Te sientes cómoda diciendo que eres feminista?

Me siento más cómoda que antes. Yo siempre decía que era una ‘feminista involuntaria’, por tener acceso a todas las conquistas feministas, que a nosotras ya nos llegaron hechas. Nosotras no hicimos nada por tener espacios para trabajar, por el acceso al voto, por tener la oportunidad de vestirnos como queramos. Y el solo hecho de estar de acuerdo con ellas y las goces ya te hace feminista. Y sí, me siento más cómoda ahora asumiéndome feminista, pero es difícil igual.

¿Por qué a toda mujer que defiende sus derechos se la acusa de feminista furiosa?

Porque es una posición que incomoda, que rompe, en cierta forma, paradigmas de pensamiento y el equilibrio dentro de un entorno en el que los roles ya están dados. Hay cosas en las que la gente no quiere pensar.

¿Qué hemos perdido como sociedad al haber dejado de lado el feminismo?

Tal vez, aunque también creo que se está retomando, hemos perdido la capacidad de luchar.

¿Estamos nuevamente en la dinámica de la lucha?

Sí, gracias al trabajo de la academia,  que ha logrado permear su discurso feminista en la sociedad. Y también creo que las mujeres hemos sentido que todavía hace falta más. Si bien hay conquistas en la esfera pública, yo creo que a nivel privado todavía falta mucho más.

¿Cuál es la carencia más notoria a nivel privado?

Bueno, aparte de la violencia de género, que es lo más visible, hay unas formas mucho más sutiles de ejercer el machismo.  Como el rol pasivo que la mujer sigue teniendo; en una pareja (heterosexual) es más común que los intereses del hombre estén por encima de los de la mujer. Desde la carrera hasta los pasatiempos, es la mujer la que tiene que acoplarse al hombre.

¿El machismo solo tiene que ver con una especie de odio hacia la mujer o es algo mucho más complejo?

El machismo no tiene que ver con el odio a las mujeres, eso es misoginia, que es distinto. Pero el machismo está relacionado con una dinámica social, alrededor de la cual se ha construido todo un sistema. El machismo es política y no otra cosa.

Caitlin Moran (crítica de TV, escritora y feminista británica) dice que este ‘enfrentamiento’ entra en la lógica del ganador y el perdedor, y que históricamente los hombres han estado acostumbrados a ganar.

Hay mucha política en medio de todo esto, para mantener el statu quo, porque si rompes la estructura paradigmática de los roles masculino y femenino, qué te queda. Es mucho más fácil organizar una sociedad a través de esos roles y no en vano estamos pasando por lo del Plan Familia; la idea es volver a esa estructura patriarcal de la familia, al triángulo: papá, mamá e hijos. Es una estructura mucho más fácil de controlar.

¿Vivimos una especie de contrarreforma política?

Sí. Antes estábamos teniendo reconocimiento de minorías sexuales y familias no tradicionales, diversas, y de lo que leí ayer, espantada, de este plan, ahí se nombra a la familia como la estructura padre, madre e hijos. El plan propone mantener a padre y madre juntos para que los hijos no tengan sexo antes del matrimonio. Eso es todo.

¿Por qué es inútil pensar el mundo en términos de hombres contra mujeres?

El feminismo no plantea la guerra a los hombres. El problema es que sí hay ciertas facciones feministas que tienen esta posición súper dura y revanchista; entonces eso ha dado motivo para que se piense que es una guerra.

¿Qué es?

Es una búsqueda de equilibrio. Hubo un tiempo en que no tuvimos derecho a nada. La idea es llegar a tener el espacio que nos merecemos como seres humanos, no como mujeres.

Hay quienes plantean que las mujeres, en esencia, somos buenas. ¿No es eso una forma de machismo?

Absolutamente, porque está basada en la idea dual de la mujer que es o santa o puta. Este pensamiento binario termina siendo patriarcal, machista.

¿No crees que hay algunas feministas que adolecen de severidad y dramatismo y que esa actitud le ha quitado poder al movimiento?

Como te digo, hay facciones que son cuestionables en sus formas, quizá no en su fondo.

¿Tú te ríes de los chistes machistas?

Me pasa que como nos hemos vuelto tan políticamente correctos ya no.

No puedes, ¿porque no te causan gracia o porque has cobrado una conciencia extraña que te limita?

Ya tienes una conciencia extraña que te limita. Aunque a veces no puedes evitarlo; y claro que todavía me sigo riendo, pero ya no tengo esa libertad para hacerlo. No sé hasta qué punto la corrección política nos ha dado una mejor convivencia, tal vez sí… Todavía no puedo decirlo.

¿En qué punto del camino de la superación del machismo crees que está la sociedad ecuatoriana?

Hasta antes de leer el Plan Familia, yo pensé que habíamos avanzado bastante. Pero vemos que desde el poder se está tratando de apagar eso.

Más claro, el retroceso en esta materia se está convirtiendo en política de Estado.

Sí. Y la Constitución nos garantizaba otra cosa. Para mí esta coyuntura es un retroceso no solo para las mujeres sino para las minorías sexuales también.

Para todos, porque un país que mantiene en condiciones de desigualdad a las mujeres no avanza.

Exactamente.

¿Cómo ha contrarrestado el machismo en el país el que haya más mujeres en cargos públicos, con ‘poder’?

Lo terrible es que estamos atravesados por una coyuntura política que está destruyendo, de cierta forma, todas estas conquistas y estructuras que se han ido forjando a lo largo de tantos años, para que las mujeres tengamos un acceso en igualdad de condiciones a la esfera pública en este caso.

¿O sea que no ha incidido en que el machismo retroceda?

Yo creo que todavía hay una subordinación al poder masculino. Porque ahora tenemos un caudillo, que es un hombre y ejerce el poder desde el paradigma patriarcal y, entonces, tenemos a mujeres en el poder pero, ¿realmente están ejerciendo con independencia?

A las asambleístas que abogaron por la despenalización del aborto por violación las mandaron a callar.

No solo las mandaron a callar, fueron castigadas. En este caso está convirtiéndose solo en una performance de igualdad.

¿Qué señales veremos cuando avancemos en la erradicación del machismo?

Para mí, una de las más importantes sería la disminución de la violencia. Y aparte de la violencia, el momento en que los roles estén en igualdad de condiciones. Que todo tenga la misma equivalencia. Que en realidad puertas adentro se pueda equilibrar esto, que ningún rol que escoja la mujer esté por debajo del rol del hombre. Cuando lleguemos a ese punto, habremos logrado la equidad.

Piensa en dos o tres pasos que generen hábitos para ir superando el machismo.

Dejar de juzgar moralmente a las mujeres; y lo tenemos que hacer hombres y mujeres. Lo segundo sería que las mujeres dejen de asumir que tienen que ceder porque son mujeres.

Rocío Carpio

Nació en Quito, en 1978. Es comunicadora por la Universidad Católica del Ecuador.  Ha trabajado en varios medios impresos como periodista y también en canales de televisión, encargada de guiones y contenidos. Recién en el 2013, luego del asesinato de Karina del Pozo, se asumió consciente y públicamente como feminista. Un artículo suyo sobre ese caso la puso en la palestra pública.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta