Hoy, la ciudadanía reemplaza al patriotismo

Nelson Reascos ha sido profesor de varias generaciones formadas en las Ciencias Sociales; hoy desenreda a su manera, lúcida, a la patria.



iguzman@elcomercio.com   Ivonne Guzmán. Editora (O) 08 Agosto 2015

Nelson Reascos no da entrevistas; o las extrictamente necesarias, que nunca sobrepasan las dos al año. Esta es una de esas raras excepciones. Para su mala suerte, el tema de la entrevista se le antoja cansón: la patria y sus derivados (a propósito del 10 de agosto). Pero acepta y lo desmenuza desde varios frentes, armado de teorías, pero sobre todo de sensatez.

Su oficina diminuta en la Universidad Católica nos acoge a los dos; el fotógrafo espera afuera, pero no porque no quepa, sino porque a Nelson tampoco le gusta que lo fotografíen mientras habla.

Si le digo patria, ¿usted en qué piensa?

En el plural de padres, y el plural de padres es el término referencial para aludir a las sociedades grandes, lo que podríamos llamar naciones, estados, países o repúblicas. Aunque esos términos no tienen ontología, es decir que no tienen contenido en sí mismos.

¿Si no?

Adquieren significado según las épocas y contextos sociopolíticos; es decir, no tienen una naturaleza en sí misma, sino que son una invención humana. La patria es una invención humana, como lo es la república o cualquier modelo social.

¿Solo se le vienen definiciones académicas al escuchar la palabra patria?

Bueno, uno no puede evitar esa carga entre afectiva y telúrica de la infancia que remite al terruño; así se llamaban los libros incluso, que tenían algo que no estaba tan claro y que era la identidad con lo telúrico, con la geografía, con el territorio y curiosamente terminaba identificándose con un modelo social al que no pertenecíamos.

¿Cuál?

Un modelo capitalista, un Estado vertical, ¿verdad? Es decir, que si bien aluden a algo que es absolutamente legítimo como el territorio, la geografía, el paisaje, la cultura e incluso el fenotipo o la etnia a la que pertenecemos, no son en sí mismo existentes. Me refiero al Estado, a la patria, que son en realidad grandes entelequias.

¿Que sirven para qué?

Mirándolo desde el punto de vista positivo, optimista, sirven para mejorar la gobernabilidad.

¿Y viéndolo desde el punto de vista escéptico?

Sirven para someter y dominar, no hay otra. Por eso es que el concepto de patria está asociado a la cívica, que también es una invención moderna, ¿no? Los grandes teóricos de la cívica son los filósofos del Estado, de la política moderna.

¿Cuál es la principal herencia que ha dejado el patriotismo en el Ecuador?

El patriotismo es un concepto, una idea, una actitud que como muchos objetos, como muchas construcciones humanas, ha envejecido. Yo diría que está en agonía.

¿Es anacrónico?

No sé si anacrónico, pero es agónico. Cuando los humanos inventan mejores conceptos, igual que mejores aparatos o mejores conocimientos, los anteriores objetos, aparatos, ideas, conocimientos entran en desuso. Así de simple. Eso que es tan fácil de entender con los aparatos y las cosas, también sucede con las ideas.

¿Cuál diría que es el equivalente contemporáneo del patriotismo?

El concepto de patriotismo y su matriz que es la cívica han sido reemplazados, o tienden cada vez más a ser reemplazados, por el concepto de ciudadanía en el caso del patriotismo; y en el caso de la cívica por lo que se construye como responsabilidad social. Para entender mejor esto habría que señalar algo fundamental: el patriotismo es una virtud inducida a los miembros de una sociedad para que estos se sacrifiquen, se entreguen, en cualquier sentido, hacia lo que presumimos un bien superior, mayor…

Y común.

Común, ¿verdad? Entonces demanda, literalmente, una especie de sacrificio, incluso al límite de lo épico. Casi un martirio laico, con la finalidad de favorecer a esta entelequia. Y eso significa en el fondo que los ciudadanos protegen al poder.

Esa es una fórmula perfecta para el poder.

Que se funda en esta idea matriz que es la religión laica de la cívica. Es tan religión que hasta tiene símbolos sagrados. Entonces ese patriotismo al no corresponderse al mundo actual tiende a ser reemplazado por el concepto de ciudadanía. Y el concepto de ciudadanía  demanda la observancia de los deberes de parte del ciudadano hacia los demás y de parte del Estado; y la exigencia de los derechos. Estamos hablando de una cosa ya distinta.

Es decir que si somos patriotas y ciudadanos, ¿vivimos una contradicción?

No es una contradicción sino  una transición hacia sociedades más funcionales y actuales. Y lo otro es que la ciudadanía demanda la participación en la toma de decisiones.

El Estado deja de ser todo.

Es que ya no puede haber una relación vertical.

¿Cuáles son los ingredientes para el patriotismo sinónimo de obediencia ciega?

Los ingredientes son los valores simbólicos; el patriotismo no responde a referentes sino a simbolismos. Son construcciones más afectivas que reales y que logran cooptar psíquicamente a los sujetos.

En un mundo tan complejo y entrecruzado, ¿para qué sirve invocar a la patria?

La verdad, es un concepto más político e ideológico que social. Es poco probable que hoy en día las Ciencias Sociales hablen de la patria o del patriotismo. En virtud de este crecimiento digital, todo se ha vuelto efímero. Hay una cualidad universal que atraviesa al mundo actual: la obsolescencia. Todo es efímero, o para manejar la categoría de (Zygmunt) Bauman, todo es líquido. El amor es líquido, el miedo es líquido, la modernidad es líquida. Dentro de ese mundo de un vértigo y una velocidad increíbles, todo cambia. Entonces apelar a un concepto que responde a otros contextos, en el fondo no es más que querer aferrarse a una ideología cada vez menos vigente. Puede ser efectiva en períodos cortos, pero en períodos largos se desgasta. Perpetuarse en el poder, por ejemplo, es anacrónico; va contra la historia.

Es insensato.

Lo es. Y es antiestético.

¿Por qué nuestra idea de patria es tan marcial?

Al ser una religión laica, la cívica y el patriotismo, que es su concreción cotidiana, tienen no solo una doctrina sino una especie de sacerdotes que son sus guardianes. Y que se identifica con lo militar. Como nuestra historia, desde la perspectiva territorial, ha estado llena de vicisitudes, eso nos identifica y se magnifica, nos hace sentirnos parte de algo. Esto genera respuestas de identidad afectiva y sentimental. Sin embargo no se concreta en mejoramiento de vida o de responsabilidad o de organización más eficaz de una sociedad; en la observancia o pertinencia de derechos y libertades. Entonces termina siendo una mediación ideológica vacua.

¿Cuál es la diferencia entre un patriota antiguo y uno contemporáneo?

Si quisiéramos alargar el concepto de patriotismo, diría que patriotas son aquellos que están permanentemente preocupados por cuidar y mejorar la vida de los demás. Está más cerca de un concepto de solidaridad que de patriotismo. Hoy en día, aquel que se juega la vida salvando a otros de un incendio es un patriota, a mi modo de ver. O quien es capaz de entrar desnudo en el mundo tagaeri, como hizo Alejandro Labaka. Esa idea militar, de la defensa de la patria y de las autoridades no es vigente.

¿No ser patriota es no querer u odiar al propio país?

Creer eso es una aberración del pasado. Porque ¿qué es la patria? Es un concepto abstracto, evanescente.  ¿Qué defendemos cuando defendemos a la patria? Por ejemplo, los conceptos de apátrida o de traición a la patria ya no tienen sentido en el mundo actual, perdieron referencia.

Un ejemplo es lo que ha pasado con (Edward) Snowden, que es considerado traidor a la patria por su gobierno y un héroe por la sociedad y no solo de su país.

Todo es tan relativo; él es traidor de la patria desde una mirada. Pero si se mira desde otra perspectiva es un héroe. Siempre es bueno recordar lo siguiente: los héroes de un Estado son los villanos para los vecinos.

Debe haber escuchado una canción oficial, creada por Pueblo Nuevo, que repite varias veces: “¿Cómo será la patria sin…?”. Para terminar la entrevista, le propongo que juguemos cambiándole la letra. ¿Cómo será la patria sin sabatinas?

Con mucha calma y paz.

¿Cómo será la patria sin Yachay?

Revalorizaríamos a nuestras universidades, que no son tan perversas como nos han dicho.

¿Cómo será la patria sin patrioteros?

Seguramente más solidaria, más justa; un lugar en el que se vea al otro como un igual, sin jerarquías denigrantes.

Nelson Reascos

Nació en Ibarra (prefiere no decir el año). Se graduó en Filosofía en la Universidad Católica del Ecuador. Vive en Quito desde los años 70. Lleva más de 30 años vinculado a la enseñanza; ha sido profesor titular en la Católica desde esa época; profesor invitado en varias universidades del país y en Latinoamérica.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta