¿Las bombas atómicas sobre Japón realmente terminaron la guerra?

La entrada de la Unión Soviética en la guerra fue, al parecer, el factor más importante para que Japón capitulara. 70 años después del suceso, expertos dan sus aportes sobre una discusión interminable.



Lars Nicolaysen, Johannes Schmitt-Tegge y Pat Reber. Tokio / Washington (DPA) (I) 08 Agosto 2015

El infierno nuclear segó de golpe la vida de cientos de miles de personas en Japón. Hoy, 70 años después, muchos estadounidenses creen en la versión oficial: la bomba lanzada el 6 de agosto de 1945 sobre Hiroshima y la de Nagasaki, tres días después, evitaron una invasión, salvando cientos de miles de vidas de soldados estadounidenses y de civiles japoneses.

¿Es así? El hecho es que Japón ya estaba prácticamente vencido cuando cayeron las bombas. Para varios historiadores renombrados, entre ellos Tsuyoshi Hasegawa, de la Universidad de California, no fue la bomba la que forzó la capitulación del Ejército del emperador Hirohito el 15 de agosto, sino más bien la declaración de guerra de la Unión Soviética contra Japón del 8 de agosto de 1945.

De hecho, la cúpula japonesa no parecía estar muy impresionada por el nivel de destrucción en Hiroshima. “No hubo una reunión de crisis (del Consejo Supremo de Guerra en Japón) después de Hiroshima”, recuerda el investigador estadounidense Ward Wilson.

Para el gobierno nipón sólo se trataba de la destrucción de una ciudad más con bombas incendiarias. Ya durante las semanas previas a Hiroshima, el Ejército de Estados Unidos había realizado los peores bombardeos durante la Segunda Guerra mundial contra 60 ciudades japonesas, entre ellas Tokio.

Para Japón estaba claro que ya no podía ganar la guerra. Una de las dos opciones que le quedaban consistía en terminar la guerra en las mejores condiciones posibles. “Para el gobierno japonés, el mayor problema era la insistencia en una capitulación incondicional, ya que esta equivalía a cuestionar el mantenimiento de la monarquía, equiparada con la nación japonesa”, escribió el experto Florian Coulmas.

De hecho, hubo intentos de parte de Japón de lograr una paz negociada. Desde mayo de 1945, Tokio estaba en negociaciones con la Unión Soviética, entonces un país neutral. Los japoneses esperaban que Moscú interviniera como mediador. Otra opción era seguir la guerra contra los aliados hasta la última gota de sangre. Cuando la bomba atómica cayó sobre Hiroshima, a Japón todavía le quedaban ambas opciones.

No fue hasta la invasión militar soviética en Manchuria cuando el gobierno nipón se dio cuenta de que ya no había solución. Solo entonces, la mañana del 9 de agosto, el Consejo Supremo de Guerra comenzó a discutir sobre una capitulación incondicional. El mismo día, Estados Unidos arrojó una segunda bomba nuclear sobre Nagasaki. Sin embargo, en el momento del lanzamiento ya estaba reunido el Consejo Supremo de Guerra. “De hecho, la entrada de la Unión Soviética en la guerra fue un factor más importante que las bombas atómicas para que Japón aceptara una capitulación”, concluye el profesor Hasegawa.

Para el presidente estadounidense Harry Truman, probablemente fue la decisión más difícil de su vida. Y es que había suficientes motivos para descartar el lanzamiento de una bomba atómica: ya a mediados de 1944 estaba claro para Estados Unidos que la capitulación de Japón solo era cuestión de tiempo. Con la operación “Downfall” (Caída), planeada para octubre de 1945, esperaba derrotar definitivamente a Japón. La invasión, que debería comenzar con un ataque a la isla Kyushu, seguía siendo hasta pocas semanas antes del lanzamiento de la bomba sobre Hiroshima el plan vigente para Estados Unidos.

Al final, sin embargo, para Truman, que había asumido la presidencia de Estados Unidos en abril del mismo año, la mayor prioridad era ésta: poner fin a la guerra cuanto antes y con el menor número posible de víctimas norteamericanas y al menor coste posible. Este era el objetivo “global” cuando ya estaba fabricada la bomba atómica, explica el investigador Nathan Donohue, del Centro de Estudios Estratégicas e Internacionales.

Además, Truman se veía obligado a justificar los ingentes costes del programa para el desarrollo de armas nucleares: hasta finales de 1945, este programa había devorado no menos que USD 1 900 millones, cantidad que equivaldría hoy a casi 25 000 millones  (22 300 millones de euros).

En opinión del historiador Samuel Walker, Estados Unidos también optó por el lanzamiento de la bomba atómica para exhibir su poder ante la Unión Soviética. En vista del control soviético sobre Europa del Este y el inminente fin de la guerra, Hiroshima se convirtió en un importante desafío lanzado contra Moscú. Además, el bombardeo contra civiles se había convertido trágicamente en una práctica normal en 1945. Y no en último lugar, Washington estaba buscando una respuesta adecuada al ataque japonés a Pearl Harbor, en diciembre de 1941. Cuando un general cuestionó el uso de la bomba atómica, Truman le contestó: “Si tú debes acabar con una bestia, debes tratarla como una bestia”.

En Japón, la historia de las bombas atómicas inevitablemente está determinada por la perspectiva de las víctimas. Sólo pocos japoneses aceptan que Hiroshima fuese un “castigo justo” por la guerra de agresión de Japón. Aunque la mayoría de los japoneses admiten que su país cometió injusticias, opinan que el uso de las bombas atómicas fue un crimen contra civiles inocentes.

¿Podría haber evitado Japón esas bombas atómicas? Muchos historiadores acusan al gobierno japonés de entonces, dominado por el ejército, de haber impuesto la guerra a su propia población durante demasiado tiempo con su posición inflexible de no aceptar una capitulación incondicional.

Según el historiador Herbert Blix, el emperador Hirohito, a quien los japoneses veneraban como Dios, tuvo una responsabilidad decisiva por esa posición. “Junto con los halcones militares en su gobierno, (Hirohito) fue corresponsable de los muertos de Hiroshima y Nagasaki”, concluye el experto Coulmas.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta