Bowie, sus otros yo y sus ciudades

Esta semana arranca el tramo final de los diálogos entre el Gobierno y las FARC. ¿Se firmará el acuerdo este 23 de marzo?



Arturo Torres R. y Flavio Paredes C. Editores (O) 16 Enero 2016

Bailando a su propio ritmo, David Bowie enseñó al mundo a aceptar sus extrañezas... Como él mismo lo hizo. La cualidad mítica del artista londinense se multiplicó en estos días que han seguido a su muerte; creció, incluso, porque su silencio de un año y medio no fue extravagancia alguna, sino voluntad de vivir íntima y familiarmente su enfermedad, para que ese cáncer al hígado no sea otro capricho del espectáculo. Aun así, impulsó un nuevo giro para el planeta con ‘Blackstar’, disco lanzado en su cumpleaños 69, dos días antes de su regreso a las estrellas... Starman, por siempre.


Ahora se especula  sobre otra placa que habría dejado en el camino. Sería -qué duda cabe- la movida postrera de ese personaje que fue Bowie en estos años, ese otro que se sumó a los que protagonizaron, desde los 60, sus fábulas galácticas de ingenio, rock, glam y baile, en una poética de la reinvención, propia de un músico que amplió el campo del arte y cumplió con el empeño de ser otros.


Si el poeta luso Fernando Pessoa es -para la literatura- sus heterónimos (esos otros ‘de nombre distinto’), David Bowie es los suyos para la música, la moda, el cine... Y a través de ellos transparenta un concepto de existencia y una intensidad fabuladora, más que un vaivén de máscaras. Álvaro Campos, Ricardo Reis, Alberto Caeiro, Bernardo Soares son para Pessoa lo que Major Tom, Ziggy Stardust, Alladin Sane, Halloween Jack y The Thin White Duke, para David Bowie.

En Berlín
En Berlín
La imagen muestra el estudio berlinés donde nació la famosa 'trilogía'.


Desde lo que es ‘Space Oddity’, el astronauta Major Tom fue para el cantante el alejamiento de un mundo material en un viaje hacia las estrellas, desconectarse de la Tierra a bordo de una ‘caja de hojalata’ para una odisea impresionante y desoladora. De ese espacio sideral llegó Ziggy Stardust, el guitarrista zurdo que hacía el amor con su ego y que vestía enterizos psicodélicos en juego con una roja cabellera, que era Marte en su cabeza.


Con Alladin Sane, en 1973, construyó una imagen icónica de la cultura pop: el rayo azul y rojo sobre el ojo ‘normal’ de Bowie; la misma imagen que pinta el mural donde, ahora, los fans  lloran su desaparición. A año seguido llegó el postapocalíptico y teatralHalloween Jack. Con el parche sobre el mismo ojo ‘normal’, el personaje dio cuerpo a esa conjunción de la música con el universo orwelliano de ‘1984’.  Cuando llegó The Thin White Duke eran los ‘años de la cocaína’. El Duque -aristócrata desquiciado y amoral- aparecía lanzando dardos a sus amantes en Station To Station.

En Nueva York
En Nueva York
David Bowie en Nuva York, la urbe donde se despidió.

Fueron formas de mimetizarse con los procesos creativos de quien (David Robert Jones), asimismo, asumiera un seu­dónimo para su carrera artística. Formas, también, que fue desarrollando en su peregrinaje y residencia, ya no en las estrellas sino en esta Tierra, de cuyas ciudades fue cómplice.


David Bowie buscó refugio en Berlín antes de que Los Ángeles lo fulminara. Era el otoño del 76. Agobiado por el consumo de cocaína, el artista lánguido de mirada ambigua emprendió en la urbe germana una faceta experimental vertiginosa, cuya máxima expresión fue ‘Heroes’. Este disco plasmó el concepto de música minimalista e instrumental. Su narrativa interioriza el ‘zeitgeist’ (espíritu) de la Guerra Fría, cuya mayor expresión era Berlín, entonces fracturada por el muro.  

Homenaje
Homenaje
Un homenaje a su Londres natal


En las composiciones de Bowie, compendiadas en tres acetatos y denominados la ‘Trilogía berlinesa’,  influyeron las creaciones de bandas experimentales alemanas, que lo guiaron hacia una forma musical más abstracta, donde las letras son esporádicas. El reto encajaba con las propuestas de reinventarse a cualquier precio.


La matriz de ese carácter irreverente y revoltoso fue Londres y, específicamente, el barrio de Brixton, donde David nació en 1947. Eran los primeros años de la posguerra, la urbe victoriana aún tenía las huellas de los feroces bombardeos nazis. En esos días, Brixton era un lugar de cambios, el corazón de la generación Windrush, como se denominó al primer grupo de 492 inmigrantes jamaiquinos que llegó a Inglaterra en busca de una mejor vida. Y, sin duda, la música que esos isleños llevaron influenció en el artista, ansioso por ser reconocido. Desde niño expresó su deseo de interpretar roles distintos, que lo reconocieran como diferente, tal como uno de sus ídolos, Elvis Presley.  


Con el paso de los años fue fusionando su afición teatral con su inquietud musical, que interiorizó aprendiendo a tocar varios instrumentos. Bowie estudió arte, música (em­pezó a incursionar en el jazz moderno) y diseño. Formó su primera banda a los 15 años.  


Cuando abandonó la escuela, al año siguiente, comentó a sus padres su intención de convertirse en una estrella del pop. En 1969 cumplió con creces su palabra, luego de haber pasado por varias bandas londinenses. El 11 de julio, cinco días antes del lanzamiento del Apolo 11 a la Luna, despegó ‘Space Oddity’, su primer gran éxito que lo catapultó a la fama.


Los siguientes años, Bowie tuvo una fructífera producción discográfica y, en 1974, se trasladó a EE.UU., donde se instaló en Nueva York para después mudarse a Los Ángeles.


Poesía y experimento. De esta época es notable ‘Diamond Dogs’, que amalgama el soul y el funk y que se resume en un musical basado en un salvaje futuro en una ciudad postapocalíptica. Para promocionar el disco visitó varias ciudades estadounidenses. Esos recorridos son parte del documental ‘Cracked Actor’, donde se ve a Bowie enjuto y pálido, casi transparente, fruto de su adicción a la cocaína: estaba débil, paranoico y emocionalmente inestable, según narra David Buckley, uno de sus biógrafos.  


Por eso, Berlín, adonde se mudaría los años siguientes, no solo marcó otra reinvención artística de Bowie sino su alejamiento de las drogas. Fue una experiencia definitiva que definió su carrera en las tres próximas décadas.


Así, ‘el hombre que cayó a la Tierra’ concretó su particular travesía sobre la misma. Abrió tantos universos desde su sonido y personalidad, que el ‘David Bowie is Forever’ es una rotunda certeza.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta