¿Y si la Amazonía es una creación del ser humano?

‘1491’, de Charles C. Mann, es un texto sobre investigaciones científicas que rompen con los paradigmas más firmes que han existido alrededor de la llegada de Cristóbal Colón en 1492



mpallares@elcomercio.com   Martín Pallares Editor. (I) 11 Octubre 2014

Talvez nada de lo que nos enseñaron en la escuela sobre América y su descubrimiento sea cierto. Quizás, incluso, muchas cosas en las que creemos con convicción y por las que hasta militamos tampoco lo sean.

¿Qué tal, por ejemplo, si resulta que la Amazonía estuvo más poblada antes de la llegada de los europeos de lo que está en pleno siglo XXI?

¿Y qué si la inmensa selva amazónica es más bien un producto de la actividad humana más que de la naturaleza, como asume de forma casi religiosa el ambientalismo militante? O ¿qué tal si no es cierto que la primera ciudad apareció en algún lugar de Mesopotamia y más bien surgió en un rincón del desierto chileno?  

Pues bien, en ‘1491: una nueva historia de las Américas antes de Colón’, de Charles C. Mann, muchos de los paradigmas con los que hemos sido educados se derrumban o al menos entran en un proceso de profunda revisión.  No se trata de uno de esos libros de ciencia ficción o de literatura fantástica que abundan, sino de un texto escrito por uno de los periodistas de ciencia más serios y respetados de los EE.UU., que antes había escrito documentos rigurosos sobre temas que van desde la aspirina hasta  la física.

En ‘1491’ Charles C. Mann va juntando los resultados de trabajos que los arqueólogos, antropólogos, geólogos y toda una saga de científicos serios están realizando en varios puntos del continente americano. Y todos esos apuntan, con sus variantes, a que el continente al que los europeos empezaron a invadir luego de la llegada de Cristóbal Colón era muy distinto al que se ha concebido desde entonces y que ocupa un lugar en nuestro imaginario.

Mann recorre desde Alaska hasta la Patagonia haciendo reportería con todo ese cuerpo de científicos cuyos trabajos, hasta el 2005, cuando aparece la primera edición del libro, habían estado dispersos y desarticulados.  Una vez articulados, gracias a la pluma de Mann, emerge un radical cuestionamiento a paradigmas que se han convertido  ya en cimientos de corrientes de pensamiento moderno. Como por ejemplo, la tesis que esgrime el ambientalismo de que la Amazonía es un remanente de naturaleza prístina que jamás ha sido modificado.

Mann va cosiendo a lo largo de su libro decenas de investigaciones que se hacen en la cuenca amazónica y expone la tesis, absolutamente provocadora y hasta quizás insolente, de que la Amazonia fue una creación humana, un “artefacto humano” como dice y no un remanente natural creado ya sea por Dios o por la naturaleza. La selva amazónica, según científicos como los arqueólogos Clark Erickson and William Balée y otros, pudo haber sido una suerte de inmenso cultivo de árboles que proveían de sombra para muchas especies productivas o que producían alimentos para los grupos humanos que ahí habitaban.

Charles C. Mann
Charles C. Mann
Escritor y periodista, nació en 1955 en EE.UU.

En ‘1491’ se dibuja un continente americano que estaba densamente poblado por grupos humanos con formas de vida sofisticada, que modificaron sustancialmente su medioambiente. Así , este supuesto “nuevo mundo” deja de ser, como se ha pensado tradicionalmente, el escenario pintoresco donde unos pocos buenos salvajes vivían a merced de las leyes de la naturaleza.  

El libro arranca con una vibrante introducción donde describe cómo un grupo de científicos ha ido descubriendo desde los años 80 que la Amazonía fue el escenario de un intenso trabajo humano. Esto comenzó a ser visualizado desde los aviones cuando, una vez abierta la selva por la deforestación, se visualizaron grandes obras de ingeniería agrícola y urbana en la zona del Beni, en Bolivia.

Todas estas revelaciones chocan con lo que la arqueóloga  Betty Meggers y su esposo Clifford Evans  aseguraron en 1971 y que pasó a convertirse en una tesis casi sagrada del ambientalismo: que la cuenca amazónica es un espacio no apto para la agricultura y que por eso fue siempre poblada por minúsculos grupos de indígenas casi salvajes.

Mann recoge las tesis de una investigación hecha por científicos  alemanes y brasileños que sostiene que la llamada “terra preta”, que es un tipo de suelo negro que hay en varias zonas, es una creación científica hecha por los aborígenes y que tiene la rarísima capacidad de regenerase por sí misma.

Entre las investigaciones reseñadas por Mann, por ejemplo, abundan los datos que señalan que las inmensas praderas de Norteamérica fueron creadas por los indígenas gracias a grandes incendios controlados con el fin de abrir espacios para el pastoreo de animales.

Mann navega a través de todas estas controversias. Se aproxima a cada una de las mejores tradiciones científicas, mostrando cuidadosamente las evidencias  y sin llegar nunca a conclusiones finales.

Una de las ideas que más se destacan en el libro es la del apocalipsis que terminó con ese mundo y cuya causa se resume en una palabra: virus.  Los virus, en especial el de la viruela, se adelantaban a la llegada de los europeos.

De acuerdo con estimaciones científicas recogidas por Mann, tanto como el 95% de los indígenas expuestos a enfermedades europeas morían inmediatamente al primer contacto.  Eso pudo haber significado un quinto de la población mundial de la época, lo que significa un nivel de destrucción inigualable desde entonces. Los números exactos, como todo, están en disputa pero está claro que estas plagas causaron una catástrofe.

La lectura equivocada que los europeos tuvieron de los pueblos americanos no deben atribuirse del todo a su arrogancia étnica. Los “salvajes” que los primeros europeos vieron y que los cronistas describieron eran los sobrevivientes traumatizados de sofisticadas civilizaciones que habían colapsado prácticamente de la noche a la mañana.  

Como escribe Mann, “habiendo crecido por separado por miles de años, las Américas eran un mundo infinito de ideas novedosas, historias, filosofías, religiones, morales, descubrimientos y todos los productos de la mente. Pocas cosas son más sublimes o humanas que la fertilización cruzada de las culturas. El simple descubrimiento de Europa de la existencia de las Américas causó un fermento intelectual. Mucho más grande hubiera sido si el grueso de las sociedad indígena hubiera sobrevivido en todo su esplendor”.

‘1491’ es  un libro que sacude intelectualmente porque rompe con conceptos casi incontestables. Lo fascinante es que el sacudón se produce por la seriedad y rigurosidad con que se plantean las ideas. Y nada puede ser más gratificante que  la aventura de romper con creencias.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta