El deseo de ser Frank Sinatra

Siendo un personaje reciente, en la historia del mundo, Sinatra se ha convertido en un arquetipo de la celebridad: poder y fama lo envolvieron.



paredesf@elcomercio.com   Flavio Paredes Cruz. Editor (O) 12 Diciembre 2015

Aquello de que ‘el deseo es el deseo del otro’, pareciera ser la pauta para la construcción de una celebridad. Luminarias, sonrisas, la ilusión de la felicidad, el encanto que enviste de poder. Frank Sinatra lo tuvo todo. En él había algo más interesante que la simple distracción de la industria del entretenimiento, ese escapismo. No fue solo ‘La voz’, fue también ‘Il padrone’, el que flirteaba con la mafia, el que presentaba a futuros presidentes, el que intimaba con las diosas del celuloide... El que se hacía desear.

Cien años después de su nacimiento, hay pocos -¿nadie?- que no sepa de él y (según las pautas de la civilización del espectáculo) quiera ser como él. El artista definitivo de su época. Luces tenues, alcohol, nicotina, música y mujeres (hablamos de un modelo de cultura patriarcal). Esa idea de elegancia y éxito envolvía a Sinatra. Eran los años del sueño dorado, esos días que se vestían impecablemente, aunque la tragedia paseara por los bulevares

Para perfiles de Sinatra ya existen maravillas, como ese monumento del nuevo periodismo que es ‘Frank Sinatra está resfriado’, de Gay Talese. ¿Qué más se podría escribir sobre un personaje del que se ha escrito todo? Era Sinatra ese personaje, ídolo, que consumía la idea del poder desde la cultura popular (‘pop’). Con él no solo se expresaba un mundo -el de Hollywood, Las Vegas o el estrellato-, sino una perspectiva sobre el mundo; perspectiva que conseguía arraigo mediante la asimilación de quienes lo admiraban: Occidente ahora, no sería sin Frank Sinatra, sin el mito en torno a Frank Sinatra.

El nacido en Hoboken estuvo allí para dar germen a nuevas mitologías. Si antes los héroes eran un Odiseo que navegaba para evadir sirenas, un Cid reluciente sobre Babieca, o un Julian Sorel, amante desesperado; Sinatra estaba para presentar a los líderes de la nación en galas nocturnas; para  abrazar a las estrellas en la fantasía del cine y en la realidad de su vida (también ilusión); para -con el ‘Rat Pack’- dar alegrías a habitantes sin ideas de esperanza (pero con la esperanza que construye un simulacro).

Él daba, incluso, esa idea simulada de ‘moral’; de lo que deberíamos ser: en plenos años cincuenta, antes de todas las luchas civiles por los derechos de los afro, Frank asumía como uno de los suyos a Sammy. No era el adoctrinamiento -perverso, siempre- sino el ejemplo, bajo la luminaria (y lo que eso conlleva); era: hombre blanco -de barrio medio y mimado- hermanado con el negro de suburbial y sujeto de prejuicio. Era el mito que dejaba aventurar, en medio de la tradición, un ‘contra-mito’, según el cual todo era posible si la diversión se entregaba para todos.

Sinatra
Sinatra
Frank Sinatra, junto a J. F. Kennedy, por quien siempre bogó para que llegase a la presidencia de EE.UU.

 ¿Qué hubiera sido de Sinatra si hubiese muerto joven? ¿Mártir, héroe, rockstar? ¿Perennizado en afiches como James Dean, como Marilyn, como los ídolos muertos a los 27 años? No, Frankie ‘Blue Eyes’ vivió para ser la encarnación del sueño cuando la madrugada se aproxima. De la grandilocuencia de los escenarios, pasó a un recogimiento casi místico sobre la nostalgia (esa idea de lo que ‘uno no debe ser’), un misticismo que se extiende hasta el presente cuando las imágenes blanco y negro y la estética del audiovisual de la época nos devuelven a un Sinatra glorioso, endiosado y haciendo las cosas a ‘su manera’, sin ningún sentido aparente de culpa. 

Sinatra no fue, nunca, el encargado de gestionar nuestra reflexión; era el sujeto y el objeto del estudio a desarrollar, pues permitía ver lo que hemos sido y lo que podríamos -quisiéramos- ser. Ahora, tras un siglo, las teorías ‘consipiranoicas’ que se han gestado sobre el niño mimado de Hoboken, se miran como un estilo de vida exorbitante, que resulta en exceso; pero tras la  ‘perla’, se podría cuestionar ¡¿si la celebridad ha acallado a las voces intelectuales?! Si Sinatra pervive, como representación y perspectiva de un mundo, es porque escasos ideales han intentado controvertir su incidencia en el mundo presente, donde la idea de celebridad (ansia máxima del ahora), se ha convertido en un totalitario ‘querer ser’, en objeto de deseo.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta