Iglesia y capital, una relación incómoda

Algunos pensadores ven en los albores del cristianismo una actitud antipropiedad privada que habría dejado huellas hasta ahora.



Martín Pallares Editor ( O ) 18 Julio 2015

Las críticas que el papa Francisco ha formulado al capitalismo, a la economía de mercado y la sociedad de consumo han sido incómodas para ciertos sectores.  En los EE.UU., por ejemplo, la prensa conservadora lo ha llegado a tildar de “papa socialista”  mientras en América del Sur sus declaraciones han sido instrumentalizadas, para despecho de muchos,  por los gobiernos etiquetados como populistas.
Esto ha provocado que reflote un viejo debate sobre cuán anticapitalista o antiliberal es o no la ética católica.   

Hay quienes piensan que, por ejemplo, toda la larga y antigua tradición cristiana que ha visto con desagrado el cobro de intereses a los préstamos de dinero (también sucede en el Islam), ha dejado como herencia en algunos sectores del catolicismo moderno cierto prejuicio contra la banca.

Varios pensadores, como el español liberal Manuel Escohotado, sostienen que, en efecto, en las primeras edades del cristianismo hubo una  actitud contraria a la propiedad privada que luego cambió, pero que puede explicar la reticencia de un sector del catolicismo moderno frente a la acumulación y al capital. En su obra ‘Los enemigos del comercio’, Escohotado sostiene que la resistencia al comercio, fundamento del capitalismo, data de los tiempos en los que la propiedad fue vista como un robo y al comercio como su instrumento.

Para Escohotado esto se remonta a “unos señores de una secta judía en el año 100 a.C., antes de caer bajo el poder de Roma. En la clase social de los esenios, un señor llamado Jesucristo expulsó a látigo a los mercaderes en su primer acto público. Ahí empiezan los enemigos del comercio, donde además tuvo lugar el Sermón de la montaña, que dice aquello de ‘benditos sean los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino, los últimos serán los primeros”.

Para  Escohotado, quien sostiene que en un origen el cristianismo era “pobrista” esta es la teoría “que luego va a cristalizar en forma de comunismo científico en 1848 con el manifiesto de Engels y Marx, que dice lo mismo: la propiedad es un robo y el comercio es su instrumento”.

Pero hay otra corriente que sostiene que el cristianismo es perfectamente compatible con el capitalismo.  El pensador argentino Gabriel Zanotti, por ejemplo, sostiene que tal contradicción no existe pues, entre otras cosas, fue santo Tomás de Aquino quien fijó a la propiedad privada como derecho secundario, no porque sea menos importante, sino por derivarse de su utilidad como parte de una ley natural.

Para Zanotti, el cristianismo también introdujo el libre albedrío, uno de los pilares del liberalismo. Pero la verdad es que, independientemente del debate sobre la ética católica frente al capitalismo, la posición de Francisco llega luego de 50 años de actitudes muy distintas a las suyas frente al capital.

En un artículo escrito por Emma Green, la editora de la revista The Atlantic que se especializa en temas sobre cultura y religión, las tesis de Francisco lo único que hacen es mostrar cómo ha cambiado la posición de la Iglesia desde el fin de la Guerra Fría.  El mensaje comunitario y para muchos populista del papa Francisco muestra cómo el capitalismo ha desplazado al comunismo como una filosofía política contraria a la ética católica, dice Greene.

En 1962, durante la inauguración del Concilio Vaticano Segundo en Roma, Europa estaba profundamente fraccionada, pues aún existía la Cortina de Hierro y el mundo estaba dividido  irreconciliablemente entre comunistas y capitalistas.  Antes de su muerte, el Papa que hizo posible el Concilio Vaticano  Segundo, Juan XXIII, publicó la encíclica ‘Pacem in Terris’ donde se refirió al tema de la paz universal.  Si bien no condenaba el comunismo, sí apoyó la democracia. “El hecho de que la autoridad viene de Dios no significa que las personas no tienen el poder de escoger quiénes van a gobernar el Estado, o a decidir el tipo de gobierno que quieren”, escribió. “De ahí que estas enseñanzas son coherentes con cualquier forma de gobierno genuinamente democrático”.

El año siguiente, el papa Paulo VI hizo una declaración aún más fuerte contra el comunismo en su encíclica ‘Ecclesiam Suam’. “Estamos comprometidos en repudiar cualquier ideología que niegue la existencia de Dios y que oprima la Iglesia”, escribió refiriéndose al “ateísmo comunista”.

Aunque de forma pasiva, la Iglesia hizo claro su rechazo al comunismo, específicamente a la negación de la religión y se pronunciaba a favor de las democracias occidentales.

Muchos años más tarde, el papa polaco Juan Pablo II fue celebrado por haber ayudado al desmoronamiento del comunismo en su país, donde la Iglesia Católica otorgaba refugio para los anticomunistas y pensadores de la oposición, recuerda Greene.

En el contexto de esta vieja tensión entre el comunismo dentro de  la Iglesia, las declaraciones anticapitalistas de Francisco parecen notables, sostiene Greene. El obispo de Roma no solo ha condenado lo que ve como un fracasado libre mercado, también ha condenado la ética y la ideología que está en la base de las economías de libre mercado, agrega. “La cultura de la prosperidad nos adormece; estamos encantados si el mercado nos ofrece algo nuevo a la compra” y luego  ha dicho que “mientras todas esas vidas atrofiadas por falta de oportunidades parecen un mero espectáculo; no logran conmovernos”.

Según la perspectiva de Greene, a pesar de la fuerza e influencia que durante los últimos 10 años han tenido en América Latina caudillos autocráticos anticapitalistas, el Papa parece ver una amenaza mayor en la política y la economía de una región diferente: los EE.UU. y Europa.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta