El embargo, ¿más una excusa que un castigo?

Durante décadas el debate sobre si el modelo comunista cubano funciona o no ha estado cruzado con el tema del embargo. Hay quienes sostienen que el embargo no existe sino en el discurso oficial.



Martín Pallares. Editor (O) 20 Diciembre 2014

El tema del embargo impuesto por EE.UU. a Cuba ha sido el eje en la discusión sobre la situación política y social en la isla.  El argumento de que las dificultades de la economía cubana se deben al bloqueo estadounidense ha estado presente en la conversación pública sobre Cuba. Sobre todo en la izquierda latinoamericana.

Pero ¿y si el embargo no es la causa del fracaso económico cubano sino el modelo comunista? La idea no es nueva pero no ha contado con la capacidad de difusión que ha tenido el aparato propagandista cubano, amplificado siempre por la izquierda de la región.
Pues hay quienes, básicamente entre la disidencia cubana, que sostienen que el embargo es tan solo el pretexto para justificar la inoperancia del comunismo. En la práctica, dicen, Cuba ha podido comerciar no solo con los EE.UU. sino con muchos otros países.

El periodista de origen cubano Humberto Fontova sostiene en un artículo publicado en el 2010 que de acuerdo al Departamento de Comercio de los EE.UU., ese país, en el 2008 tuvo un intercambio comercial con la isla por USD 710 millones. Hasta entonces, desde el 2000 habían intercambiado USD 2 000 millones. “Actualmente los EE.UU. son el principal proveedor de comida de Cuba y el quinto socio comercial de la isla. Además, los EE.UU. han sido el mayor donante de ayuda humanitaria lo que incluye medicinas e insumos médicos”, sostiene.

Según The Havana Consulting Group (THCG), en el 2013 las remesas familiares con destino a Cuba alcanzaron los USD 2,7 mil millones. Si se compara con el Ecuador, la cifra no es despreciable, pues ese mismo año, según datos oficiales, por remesas de todo el mundo llegaron al Ecuador USD 2,4 millones. Y sin bloqueo.

Uno de los puntales del embargo ha sido la prohibición para los estadounidenses de viajar a Cuba. Sin embargo, en la práctica, los viajes turísticos no se han suspendido pues siempre hay formas de llegar a la isla sin que esos viajes se registren. El mismo THCG  calculó en 600 000 a los cubano americanos y estadounidenses que visitaron la isla en el 2013. A estos se suman los 2,2 millones de turistas europeos y canadienses que llegan a Cuba.

Para el periodista disidente Iván Quintero el supuesto embargo se reduce a un tema de capacidad de compra en moneda dura. Es decir, en Cuba se puede comprar cualquier cosa proveniente de los EE.UU. siempre y cuando se pague en dólares o euros.  Hay varios supermercados en La Habana que están llenos de productos importados de los EE.UU.  Ahí “se pueden adquirir jeans Guess o chaquetas Levi’s y calzado Reebok, Nike o New Balance. En la Farmacia Internacional, situada en el interior del hotel Habana Libre, Vedado, se pueden adquirir medicamentos Made in USA. Y en el departamento de productos electrónicos de la amplia y concurrida Plaza Comercial de Carlos III, se ofertan impresoras Hewlett Packard y componentes para ordenadores Dell”, narra Quintero. En todos esos lugares, sostiene, hay un denominador común: “tienes que pagar en moneda dura”.  

Para este periodista, la escasez en Cuba no tiene ninguna relación con el embargo. “Que por la libre y en moneda nacional no se venda carne de res o la zafra azucarera sea ineficiente, no es culpa del embargo. Aunque los Castro, hábilmente, intentan incluir todo en el mismo paquete”, sostiene.

Para Quintero, el embargo ha sido ineficiente, pero no porque haya logrado bloquear a Cuba del comercio sino “porque no ha traído democracia, respeto por los derechos humanos y políticos ni libertad de expresión”, sino “todo lo contrario”. Sostiene, además, que el tema del embargo es la “excusa utilizada por el régimen para justificar su inoperancia”.

En un estudio hecho por Gabriel C. Salvia y Pablo E. Guido del Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina, (Cadal) con sede en Buenos Aires,  Cuba no es un país que podría llamarse “bloqueado” en términos de intercambio comercial “ya que exporta e importa bienes y servicios hacia y desde por lo menos la mitad de los países existentes en el planeta. Cuba realiza intercambio con todos los países que integran la Unión Europea, con la totalidad de países de Latinoamérica, con México y Canadá del NAFTA, con el país que ha venido registrando el mayor crecimiento en términos de participación en el comercio mundial (China) y con los llamados ‘tigres asiáticos’ (Hong Kong, Taiwán, Malasia y Corea). En todo caso, de lo que sí podríamos hablar es de un ‘autobloqueo’ del gobierno cubano en materia de integración al proceso”.

En dicho estudio se sostiene, incluso, que los EE.UU. son  el cuarto socio comercial de Cuba, luego de Venezuela, China y España. “Si discriminamos por países el 45% de las importaciones cubanas provienen de Venezuela, China y España. El cuarto país en importancia es EE.UU. con un 6% de las importaciones cubanas totales. De la misma manera que en el caso de las exportaciones, Cuba registra compras al exterior desde más de 90 países diferentes”.

El argumento de las autoridades comunistas es que si el turismo de los EE.UU. hubiera podido llegar libremente, así como los créditos y el comercio, la isla hubiera podido capitalizar 100 000 millones de dólares en los últimos 54 años.

Pero los escépticos sostienen que el modelo productivo cubano ha hecho que el país no tenga mayor cosa que vender a los EE.UU. Además, que el comunismo no funciona con o sin embargo.  Como un cubano de la calle le dijo a Iván Quintero, “la URSS y la RDA fracasaron sin estar bloqueados”.

Mucho se podrá argumentar de lado y lado, pero sin duda la mejor forma de saber si en efecto el embargo ha sido un obstáculo para la construcción de la sociedad ideal, sería su levantamiento total.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta