El fundamentalismo, un enigma difícil de combatir con dogmas

Las causas de la violencia van más allá de una “revelación divina” y la defensa de esta verdad a sangre y fuego. Se combinan factores políticos, sociales y económicos.



Arturo Torres R. Macroeditor (O) 26 Diciembre 2015

Las cruzadas, la inquisición, las guerras religiosas... ¿Acaso la humanidad no ha aprendido las lecciones del fundamentalismo a lo largo de los últimos siglos? El surgimiento de un grupo extremista que busca propagar el credo de Mahoma en su forma más ortodoxa, a lo largo y ancho de un utópico Estado Islámico, es el capítulo más reciente de esta saga trágica escrita con sangre inocente.

Es un lugar común, sin embargo, decir que el camino del fundamentalismo está empedrado exclusivamente con baldosas de fe, dogma y religión, llevadas al extremo del fanatismo. Esta es, al parecer, la trampa en la que caen quienes miran al fenómeno desde la orilla de lo secular, la visión no religiosa, que se acuñó en la Europa del medievo, cuando apareció la dicotomía religio – saeculum, según la autora Karen Armstrong, especialista mundial en cuestiones religiosas.

Armstrong acaba de publicar el libro “Campos de Sangre”, La Religión y la Historia de la Violencia. Allí pone en duda la afirmación atea según la cual las religiones y sus seguidores son los responsables de la violencia durante la historia. 

Las causas de la violencia van más allá de la pretendida “revelación divina” y la defensa de esta verdad a sangre y fuego. Combinan factores políticos, sociales, económicos y financieros, según reveló una investigación de la Academia de Artes y Ciencias de EE.UU., titulada “Proyecto Fundamentalismo”. Este esfuerzo por entender el fenómeno en un contexto social y político reveló que hay mucho más que fanatismo a ultranza por la defensa de una fe. 

El trabajo académico fue continuado una década después por otros investigadores (entre ellos Gabriel Almond), en un intento por comprender los hechos del 9/11. 

Uno de los hallazgos importantes vincula expresiones religiosas con políticas; en suma, formas de poder ultraterrenal y poder terrenal. Desde esta lecturas, satanizar el fundamentalismo no resuelve el problema. Sí, en cambio, una comprensión del otro desde la empatía, la compasión y la aceptación de sus propias circunstancias. Algo que los pueblos poco practican, pero que desde lo personal se puede empezar a aplicar con el vecino.
La contribución de Armstrong es trascendental: ella plantea que en la evolución humana, cada persona tiene tres cerebros desarrollados a lo largo de la evolución. El “cerebro antiguo” (que apareció hace 500 millones de años en nuestros ancestros); el sistema límbico (hace 120 millones de años), y el neocórtex, surgido hace unos 20 mil años. Nuestro neocórtex nos hace intensamente conscientes de la tragedia y perplejidad que provoca nuestra existencia.

Por un lado necesitábamos como especie sobrevivir mediante la caza; por otro, revestimos con rituales de reverencia estos actos de vida y muerte. La serotonina es el neurotransmisor responsable de las sensaciones de éxtasis que asociamos con experiencias religiosas. Traslademos esto a la dureza de la guerra y el poder de quitar vidas, con armas. La complejidad del ser humano radica en la imposibilidad de descifrar los códigos ocultos que se desencadenan con estas experiencias. Por todo eso, el fundamentalismo es un rompecabezas muy difícil de armar.

Estado Islámico
Estado Islámico
Miembros del Estado Islámico difundieron asesinatos de occidentales en YouTube.
EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta