Francisco, más allá del Papa

La vida de san Francisco de Asís fue la inspiración para que el jesuita Jorge Bergoglio decidiera llamarse así como Papa.



Santiago Estrella G. Editor (O) 27 Junio 2015

Leer sobre la vida de san Francisco de Asís puede ser tan ‘peligroso’ como lo fue para Alonso Quijano leer libros de caballería. Las biografías de san Buenaventura y de Tomás de Celano, ‘Las florecillas de san Francisco y de sus compañeros’, entre otras, inevitablemente llevan a una inspiración religiosa.

Algo semejante ocurre con la película ‘Hermano Sol, Hermana Luna’, de Franco Zeffirelli, que es más una poetización sin rigor histórico de lo que fue este hombre que de la riqueza pasó a la pobreza, para modificar las estructuras de la Iglesia Católica. Ese renunciamiento fue una respuesta a la vida que la creciente burguesía comenzaba a imponer. Pero el carisma del santo y de sus seguidores es, en el fondo, la comprensión de que Dios está en todas las criaturas y en todas las cosas, incluso en la muerte.

La última encíclica, ‘Laudato Si’, es un homenaje a Francisco de Asís: es el comienzo de su celebrado ‘Cántico a las criaturas’. “Loado seas, mi Señor, con todas tus criaturas”, dice uno de sus poemas más bellos.

San Francisco representa el cristianismo en su estado puro: renunciar a todo para entregárselo a los pobres, vivir en absoluta humildad y libre de toda posesión. Francisco -hijo de un rico mercader, Pedro, quien tenía aspiraciones de escalar a la nobleza-  se desnudó delante del pueblo, de su padre y del Obispo Guido, en medio de la plaza principal de Asís. “Desde ahora diré con libertad ‘Padre nuestro que estás en los cielos’, y no padre Pedro Bernardone, a quien no solo devuelvo este dinero, sino que dejo también todos los vestidos. Y me iré desnudo al Señor”, dijo Francisco, según Celano.

Muchos años después, el 13 de marzo del 2013, el mundo se sorprendió de que el  jesuita argentino Jorge Bergoglio decidiera llamarse Francisco.

Fue el primero en elegir ese nombre. La pregunta, entonces, se hace necesaria: ¿por qué, si es el santo más querido en la historia del cristianismo, tuvieron que pasar 787 años desde su muerte para que un Pontífice eligiera llamarse como él?
Por una parte pudiera ser que sus antecesores tuvieran un poco de pudor. En tiempos de Francisco y mucho después, no toda la curia romana veía con buenos ojos a los franciscanos; varias veces vivieron la presión política desde la Santa Sede. La riqueza terrenal del Vaticano no coincidía con la pobreza que predicó y vivió radicalmente el santo de Asís.

Por otra parte, a Francisco se lo conoce como el ‘alter Christus’ (el otro Cristo):  dos años antes de morir y dolido porque muchos hermanos habían abandonado la rigurosidad de la pobreza evangélica, oró para vivir el momento supremo del cristianismo: la pasión de Jesús.  Según cuenta Celano, fue el mismo Cristo crucificado quien se le apareció y le imprimió las llagas de la cruz. Llamarse Francisco es, entonces, casi como llamarse Jesús. Algo a lo que ningún cardenal convertido en Papa se animó.

Quienes conocen esas intimidades de las órdenes religiosas saben que hay una distancia entre la Orden de los Hermanos Menores (franciscanos, fundada en 1209) y la Compañía de Jesús (jesuitas, en 1534). No es que tengan conflictos, pero suelen lanzarse bromas, quizá como no ocurra entre otras órdenes religiosas.

Son varias las diferencias. La Compañía de Jesús es una Orden de la intelectualidad católica. No es la única. La Orden de los Predicadores, fundada en 1216 por santo Domingo de Guzmán, ha tenido grandes pensadores, fundamentalmente el teólogo más importante: Santo Tomás de Aquino. Pero el jesuita siempre fue dedicado a los estudios.  

Los franciscanos, en cambio, nunca fueron grandes estudiosos. De hecho, a Francisco no le gustaba la intelectualidad porque conlleva la arrogancia. Solamente autorizó a San Antonio de Padua a tener libros con la condición que no le impidiera consagrarse a la oración. Pero tuvieron tres doctores de la Iglesia, frente a dos jesuitas.

El poder económico y político que tuvieron los jesuitas siempre fue un problema. En ‘El poder político en Ecuador’, de Osvaldo Hurtado, se puede leer que en la Colonia se podía cruzar toda la Real Audiencia y siempre  tener un pie en territorio jesuita. Los franciscanos, si bien no pudieron cumplir con la regla de no poseer, por ejemplo, conventos, nunca dejaron de tener la idea de la minoridad.

Pero las dos órdenes religiosas fueron fundamentales para la restauración de la Iglesia.Los jesuitas permitieron el resurgimiento del catolicismo con la Contrarreforma. Los franciscanos dieron vida a la Iglesia en las calles, cuando los religiosos predominantemente vivían encerrados en sus abadías.

Francisco soñó que Jesús le dijo que restaurara la Iglesia. Lo hizo al comienzo como albañil. Y Bergoglio, ahora Francisco, lo intenta a su modo. Pero es tan difícil ser Francisco.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta