El capitalismo autoritario sometido a prueba

El autoritarismo necesita del capitalismo y la globalización. Pero la pregunta es si será inmune a sus consecuencias.



mpallares@elcomercio.com   Martín Pallares. Editor 27 Septiembre 2014

La pregunta sobre hasta cuándo el autoritarismo podrá convivir con el capitalismo y la globalización mantiene fascinada a la ciencia política. Para muchos ensayistas y pensadores occidentales, los modelos chino y ruso, que se basan en un sistema capitalista pero que tiene como eje a un Estado controlador y represivo, es insostenible en el tiempo.

Básicamente, estos autores sostienen que los sistemas chino y ruso de Pekín y Moscú, así como algunos de sus satélites, dependen del capitalismo internacional para crecer, pero afirman que esa exposición a la globalización pone en juego su sistema de control político. En otras palabras, se trata de una paradoja en la cual el autoritarismo necesita a la globalización para sobrevivir, pero es a través de la globalización que puede llegarle su final.

El tema no es nuevo. En julio del 2007 la revista Foreign Affairs traía un artículo del israelita Alzar Gat titulado ‘El regreso de las grandes potencias autoritarias’, en el que decía que China y Rusia representan el regreso del exitoso modelo de capitalismo autoritario, que ha estado ausente desde la derrota de Alemania y Japón en 1945. Pero advertía que ese sistema, como en el caso de Alemania y Japón, no podía resistir a sus contradicciones internas.

No todos han tenido esta perspectiva “optimista”. En noviembre del 2011, el pintoresco y popular filósofo esloveno Slavoj Zizek decía, en tono pesimista durante una entrevista a Aljazeera, que la existencia de un “capitalismo con valores asiáticos” difícilmente iba a sucumbir, pues ese modelo basado en el capitalismo con control represivo es más eficiente que el otro.

Daniel W. Drezner, en noviembre del 2013, sostenía asimismo en un artículo publicado en Foreign Policy que si la mezcla de autoritarismo y capitalismo se sostiene en el futuro, se estaría asistiendo al nacimiento del experimento político más exitoso de la historia.  “Si Xi Jinping cree que puede manejar simultáneamente una liberalización económica y un mayor control político, entonces estamos por ver que el capitalismo autoritario es la ‘madre de todos’ los modelos políticos. Y como observador de política económica que soy, todo lo que puedo decir es ‘pasen el canguil”.

Un poco antes, en el 2012, el exasesor de Richard Nixon y profesor de la Universidad de Cambridge, Stefan Halper, publicó el libro ‘El consenso de Pekín’ en el que establecía que la China había conseguido convencer a muchos países  de que la mejor y más fácil forma de crecer era con una economía globalizada pero estrictamente controlada por el Estado. Para Halper, el consenso de Pekín, a diferencia del de Washington (que hablaba de liberalizar las economías) establece fórmulas para el crecimiento a través de la inversión pública.  Sin embargo, Halper tampoco cree que ese “consenso” resista la globalización de la que se alimenta.

Ian Breemer es otro autor que cree que el matrimonio entre autoritarismo y capitalismo no es viable a largo plazo. En su libro ‘El fin del libre mercado’ del 2010 sostenía que los gobiernos que se hacen responsables del desempeño económico de sus sociedades tendrán que asumir los fracasos.

¿Pero hasta cuándo puede durar este matrimonio?  

El canadiense Michael Ignatieff, en un ensayo que acaba de ser publicado en el New York Review of Books, asegura que los desafíos que Vladimir Putin está lanzando a Occidente y que tienen que ver con Crimea y Ucrania, pueden ser la evidencia de que el maridaje entre capitalismo y autoritarismo está entrando en una fase donde la contradicción puede acabarlo. Para Ignatieff, el autoritarismo capitalista se ha convertido en el mayor competidor de la democracia liberal gracias, precisamente, a la globalización. “Sin los accesos a los mercados globales, ni Rusia ni China hubieran sido capaces de desprenderse del manejo económico comunista mientras se aferran a las métodos políticos del comunismo”, argumenta.

Las economías rusa y china, explica, son abiertas a las presiones competitivas del sistema de precios global, pero la asignación de las recompensas (quién se hace rico y quién sigue pobre) es aún determinada por el Presidente y sus amigos.

En ambas sociedades, el imperio de la ley y la independencia de la justicia existen únicamente en los papeles. Los oligarcas y los disidentes, por igual, saben que si articulan cualquier desafío político al Régimen, la ley será usada para aplastarlos.
Aun ahora el eje chino-ruso es de conveniencia más que de convicción. Un estudio  hecho por Stephen Kotkin demuestra que Rusia y China comercian mucho menos entre ellos de lo que hacen con Occidente. Pero ambos han descubierto que para alcanzar el crecimiento económico es necesario permitir ciertas libertades privadas, como las de viajar, comprar y vender, quejarse en privado, heredar, etc. Pero estas libertades son, en definitiva, el mayor caldo de cultivo del descontento.

Bajo el capitalismo autoritario, cierta libertad privada tiene que ser aceptada porque de ella depende el crecimiento. Pero conforme aumenta la clase media, sus demandas por expresar una voz política también crecen y esas demandas pueden hacerse desestabilizadoras.

Es  bueno pensar, sostiene Ignatieff, que los autoritarios están condenados a colapsar bajo el peso de la contradicción entre la libertad privada y la tiranía pública. Hasta ahora han podido manejar esta contradicción lo suficientemente bien para proveer de poder a sus dirigentes y de riqueza a sus pueblos.

¿Pero hasta cuándo?

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
26 de mayo 2016
Mayo 15 2016
Mayo 8 2016
Mayo1_2016
24 abril 2016
18 de abril del 2016
10 04 20 16
2Abril_2016
26 de marzo del 2016
Marzo 19 2016
Marzo13 2016
5 de marzo del 2016
febrero 28 2016
21_feb_2016
13 de febrero del 2016
febrero 6 2016
Enero31_2016
23 de enero del 2016
Enero 17 2016
Enero09_2016
2 de nero del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12 diciembre 2015
5 de diciembre del 2015
29 noviembre de 2015
22 de noviembre del 2015
14 de noviembre del 2015
8 de noviembre 2015
1 de noviembre de 2015
24 de octubre del 2015
18 octubre 2015
11 de octubre 2015
4 de octubre del 2015
27 septiembre 2015
20_de_septiembre
12 de septiembre del 2015
5 de septiembre de 2015
30 de agosto del 2015
23 agosto 2015
16 de agosto del 2015
9 de agosto del 2015
2 de agosto del 2015
26 julio 2015
19 de julio del 2015
12 de julio del 2015
5 julio 2015
28 de junio del 2015
21 de junio del 2015
14 junio 2015
8 de junio del 2015
31 de mayo del 2015
24 de mayo 2015
17 de mayo de 2015
9 de mayo del 2015
3 mayo 2015
25 de abril de 2015
18 de abril del 2015
12 abril 2015
5 de abril 2015
29 de marzo 2015
22 marzo 2015
14 03 2015
8 de marzo del 2015
1 marzo 2015
21 02 2015
14 de febrero del 2015
8 febrero del 2015
31 enero 2015
24 de enero del 2015
18 enero 2014
11 enero 2015
4 de enero del 2014
28 de diciembre 2014
21 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 diciembre 2014
30 de noviembre
22 de noviembre
16 de noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
2 de noviembre 2014
26 octubre del 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 de octubre 2014
28 de septiembre de 2014
20 de septiembre 2014
14 de septiembre 2014
7 de sepiembre 2014
7 de septiembre 2014
30 de agosto del 2014
24 agosto 2014
16 de agosto de 2014
10 de agosto 2014
3 agosto de 2014
27 de julio de 2014
20 de julio
12 de julio 2014
6 de julio de 2014
28 junio 2014
22 de junio de 2014
15 de junio de 2014
8 de junio de 2014
01 de junio de 2014
25 de mayo
18 mayo 2014
4 Mayo 2014
27 abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Planeta