La rana de mashpi, un secreto en el Chocó

Esta nueva especie anfibia abre las puerta ­para ­investigar en zonas de ­poca vegetación intacta.

tendencias@elcomercio.com   Redacción Tendencias (I) 07 Septiembre 2015

En el bosque nublado de la vertiente pacífica de los Andes ecuatorianos, miles de especies se esconden entre las hojas marchitas y los riachuelos, esperando a ser descubiertas. Estos bosques forman parte del Chocó, que se extiende desde el Canal de Panamá hasta el Cabo Pasado, en Manabí. Un mosaico de especies biológicas terrestres y marinas habita este ecosistema, considerado un punto caliente a escala mundial, por su diversidad de seres vivos. Tal es la variedad de especies endémicas, que constantemente se registran nuevas antes de que los científicos terminen de describir la anterior.

Esta vez, con el apoyo de Mash­pi Lodge, investigadores de la Universidad Tecnológica Indoamérica, Tropical Herping y otras entidades encontraron una nueva rana en los cuerpos de agua en flujo de la Reserva Mashpi. La rana Torrentícola de Mashpi (Hyloscirtus mashpi) se suma a la lista de 550 especies de anfibios hasta ahora registradas en Ecuador. 

En la noche, por los riachuelos, ríos o arroyos se escucha el cantar de los machos al inflar sus sacos gulares, en el intento de defender su territorio y atraer a las hembras. Su supervivencia depende de la calidad del agua. Encontrar especies como esta es importante, porque es un buen indicador del estado de conservación del bosque, explica Lucas Bustamante, cofundador de Tropical Herping.

“La primera vez que encontré esta rana fue hace cuatro años, mientras hacía fotografías nocturnas en uno de los riachuelos de la reserva”, cuenta Carlos Morochz, director del proyecto de investigación en Mashpi. Al presenciar algo diferente en estos individuos, Morochz y otros científicos sabían que se trataba de un eslabón perdido y debían proceder con la investigación. Tres años más tarde, en el 2014, se empezó a monitorear todos los riachuelos de la reserva. 

Jaime Culebras, de Tropical Herping y experto en monitoreo de anfibios, explica cuáles fueron los pasos de este descubrimiento: se tomaron fotografías de cada individuo encontrado para comparar sus colores, se grabaron los cantos, se analizaron muestras de sangre para los estudios genéticos y moleculares y se estudió la presencia del hongo quítridio, que infecta a los anfibios.

Como resultado, pudieron constatar que la Rana de Mashpi se diferenciaba de su pariente vivo más cercano -la Rana Torrentícola Susurrante- al ser más pequeña y presentar una línea oscura en la mitad de su dorso; así lo explica Alejandro Arteaga, cofundador de Tropical Herping. Además, el canto de la nueva especie tiene “una serie de timbres con notas más discretas que su congénere más emparentado”.  A nivel molecular, Arteaga afirma que esta rana está más relacionada con otras especies de su mismo género presentes en Colombia.

Lo que más llamó la atención a los investigadores fue el comportamiento reproductivo de esta especie. Los machos de la rana de Mashpi poseen una glándula arriba de la garganta, la cual estimula a la hembra en el momento del cortejo. Es la primera vez que registramos esto en video, explica Mauricio Rivera-Correa, coautor del artículo e investigador del Grupo Herpetológico de Antioquia, en Colombia. Este registro -dijo-  no tiene “precedentes sobre la historia natural de estas enigmáticas especies”.

Por otra parte, los individuos de esta especie parecen ser inmunes al quítrido, hongo que ha llevado al borde de la extinción a muchos tipos de ranas. Análisis más profundos de la piel y la fisiología de ranas resistentes a ese hongo dan herramientas para buscar detenerlo, concluye Juan Manuel Guayasamín, director del Centro de Biodiversidad y Cambio Climático de la Universidad Tecnológica Indoamérica, y autor principal del descubrimiento.

Este anfibio sobrevive en uno de los bosques más amenazados de Sudamérica, donde solo queda el 2% de la vegetación intacta. Esto hace que el hallazgo sea importante para juntar esfuerzos en la conservación del Chocó y en la investigación de nuevas especies.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
Mayo 26 de 2016
15 05 2016
8 de mayo 2016
1Mayo_2016
abril 24 2016
Abril 18 del 2016
10 4 2016
Abril3_2016
marzo 26 del 2016
19 marzo 2016
13Marzo 2016
marzo 5 del 2016
28 de febrero 2016
Febrero21_2016
febrero 13 del 2016
6 de febrero 2016
Enero2016_31
24 de enero del 2016
17 de enero 2016
enero 2 del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12/12/2015
diciembre 5 del 2015
29 de noviembre de 2015
22 de noviembre 2015
Noviembre 14 del 2015
8 noviembre 2015
1 de noviembre
octubre 24 del 2015
18 de octubre 2015
11 octubre del 2015
octubre 4 del 2015
27 de septiembre 2015
20 de septiembre 2015
septiembre 12 del 2015
5 de septiembre de 2015
Agosto 30 del 2015
23 de agosto 2015
16 de agosto del 2015
agosto 9 del 2015
2 de agosto del 2015
26 de julio 2015
19 de julio del 2015
julio 12 del 2015
5 de julio 2015
28 de junio del 2015
Junio 21 del 2015
14 de junio 2015
domingo 8 de junio del 2015
mayo 31 del 2015
17 de mayo 2015
mayo 9 del 2015
3 de mayo 2015
25 de abril de 2015
Abril 18 del 2015
12 de abril 2015
5 de abril
marzo 29 2015
22 de marzo 2015
14 marzo 2015
Marzo 8 del 2015
1 marzo del 2015
21 feb 2015
febrero 14 del 2015
8 febrero 2015
31 01 2015
enero 24 del 2015
18 enero del 2014
11 de enero del 2015
enero 4 del 2014
28 diciembre 2014
20 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 de diciembre 2014
22 de noviembre
16 noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
noviembre 2 del 2014
26 octubre 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 octubre 2014
28 de septiembre de 2014
14 septiembre 2014
7 de septiembre 2014
agosto 30
24 de agosto 2014
16 de agosto de 2014
Agosto 10 2014
3 agosto 2014
20 de julio 2014
12 de julio de 2014
Julio 6 de 2014
28 junio 2014
Junio 22 del 2014
Junio 15 de 2014
Junio 8 del 2014
01 de junio de 2014_
25 mayo
19 mayo 2014
12 mayo 2014
4 de Mayo 2014
27 Abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Ideas