Inundación y sequía, dos caras de El Niño

La intensidad del fenómeno bajó, pero tendrá impacto global. Los cultivos de Sudamérica y África están en riesgo.

epaucar@elcomercio.com   Elena Paucar. Redactora (I) 09 Agosto 2014

A la habitual falta de lluvias del corredor seco centroamericano este año se sumó una alarmante sequía.

El 70% de sembríos de maíz y el 45% de fréjol están afectados en Honduras. En Nicaragua, en cambio, unas 2 500 reses murieron por desnutrición y  otras 700 000 están en riesgo.

El Gobierno salvadoreño invertirá USD 15 millones en un plan para enfrentar las pérdidas agrícolas.  

Hacia el sur del continente, el panorama climático es opuesto. El río Paraguay, en Asunción, se desbordó por las torrenciales lluvias. Hay unos 88 000 desplazados en la capital paraguaya y la Secretaría de Emergencia Nacional aconsejó a los damnificados seguir en los albergues ante la posibilidad de precipitaciones más fuertes.

Inundaciones y sequías. Esas son las dos caras del fenómeno meteorológico El Niño, que aún está en fase de desarrollo.

Rodney Martínez, coordinador del Centro Internacional para la Investigación del Fe­nómeno El Niño explica que todo comienza con el calentamiento en el Pacífico ecuatorial. A mayor temperatura del mar, mayor evaporación.

Entonces, por acción del viento, esa nubosidad concentrada viaja del océano al continente, donde se condensa y genera intensas y continuas lluvias, como ya ha ocurrido en Ecuador.  Pero esa alteración de los patrones de circulación de viento se traduce en un escenario diferente en otras zonas.

Por la fuerza de las corrientes, regiones como Indonesia y Australia pierden nubosidad, lo que significa sequías devastadoras que incluso terminan en incendios forestales.

Otra manifestación de El Niño es la alteración de la temporada de huracanes. Mientras disminuyen en el Caribe, aumentan las tormentas tropicales y tifones en el Pacífico norte y occidental. Martínez señala que solo en esta semana se presentaron entre tres y cuatro tifones y tormentas.

El Niño es un mecanismo natural de redistribución de la energía del planeta y suele presentarse cada dos a siete años. A los 15, aproximadamente, ocurre un evento muy  fuerte.  

Por 22 ocasiones se ha registrado entre 1950 y 2013, seis de ellos de alta intensidad, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés).

Se gesta en el Pacífico tropical (5° norte y 5° sur de la Línea Ecuatorial), desde las costas de Sudamérica hasta Australia. Y trasciende fronteras.

¿Por qué? Debido a un sistema de teleconexiones, como explica José Luis Santos, director del programa para el Cambio Climático de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol). Los vientos juegan su rol en este mecanismo.

Al ser muy intensos, logran traspasar los límites del Pacífico y causar exceso o déficit de nubosidad en otros océanos.

Se conoce, incluso, que El Niño influye en el monzón de la India, el patrón de vientos y precipitaciones del océano Índico y la zona sur de Asia.  

De allí las alertas mundiales. En junio pasado la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) advirtió que los cultivos de Sudamérica, el Caribe, África meridional, los países del Cuerno de África y el sudeste asiático podrían resultar afectados.

Y aunque en abril pasado se habló de un 80% de probabilidades de un evento extraordinario -­como en el 97-98-, los pronósticos más recientes bajaron a un 65%, como registra el último informe de la NOAA, publicado el 7 de agosto.

Pese a ello, José Daniel Pavón, director internacional del Ciifen, indica que las anomalías en el Pacífico se mantienen, con temperaturas de 1,5° a 2°C por encima de lo normal. Y es motivo suficiente para no bajar la guardia.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
Mayo 26 de 2016
15 05 2016
8 de mayo 2016
1Mayo_2016
abril 24 2016
Abril 18 del 2016
10 4 2016
Abril3_2016
marzo 26 del 2016
19 marzo 2016
13Marzo 2016
marzo 5 del 2016
28 de febrero 2016
Febrero21_2016
febrero 13 del 2016
6 de febrero 2016
Enero2016_31
24 de enero del 2016
17 de enero 2016
enero 2 del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12/12/2015
diciembre 5 del 2015
29 de noviembre de 2015
22 de noviembre 2015
Noviembre 14 del 2015
8 noviembre 2015
1 de noviembre
octubre 24 del 2015
18 de octubre 2015
11 octubre del 2015
octubre 4 del 2015
27 de septiembre 2015
20 de septiembre 2015
septiembre 12 del 2015
5 de septiembre de 2015
Agosto 30 del 2015
23 de agosto 2015
16 de agosto del 2015
agosto 9 del 2015
2 de agosto del 2015
26 de julio 2015
19 de julio del 2015
julio 12 del 2015
5 de julio 2015
28 de junio del 2015
Junio 21 del 2015
14 de junio 2015
domingo 8 de junio del 2015
mayo 31 del 2015
17 de mayo 2015
mayo 9 del 2015
3 de mayo 2015
25 de abril de 2015
Abril 18 del 2015
12 de abril 2015
5 de abril
marzo 29 2015
22 de marzo 2015
14 marzo 2015
Marzo 8 del 2015
1 marzo del 2015
21 feb 2015
febrero 14 del 2015
8 febrero 2015
31 01 2015
enero 24 del 2015
18 enero del 2014
11 de enero del 2015
enero 4 del 2014
28 diciembre 2014
20 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 de diciembre 2014
22 de noviembre
16 noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
noviembre 2 del 2014
26 octubre 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 octubre 2014
28 de septiembre de 2014
14 septiembre 2014
7 de septiembre 2014
agosto 30
24 de agosto 2014
16 de agosto de 2014
Agosto 10 2014
3 agosto 2014
20 de julio 2014
12 de julio de 2014
Julio 6 de 2014
28 junio 2014
Junio 22 del 2014
Junio 15 de 2014
Junio 8 del 2014
01 de junio de 2014_
25 mayo
19 mayo 2014
12 mayo 2014
4 de Mayo 2014
27 Abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Ideas