La ecología acústica, legado para el futuro

La grabación de sonidos de la naturaleza busca incidir en la conservación de los ecosistemas. Los registros audibles son de libre acceso y apuntan a las futuras generaciones.

Redacción Sociedad (I) 09 Mayo 2015

Las tareas enfocadas en la conservación no apuntan solo a especies específicas de flora, fauna o algún ecosistema determinado. El universo  sonoro de la naturaleza es también documentado y registrado  con el fin de preservar la riqueza audible existente en el planeta.  

Los expertos que se enmarcan dentro de la denominada ecología acústica entienden a la sonoridad de cada paisaje como una sucesión de voces que ocurre en un escenario determinado. Una obra de arte -sin artistas- que es la suma de innumerables solistas que cantan, reclaman y  comunican mensajes  dirigidos exclusivamente a sí mismos.  Así  describe a la acústica silvestre  Carlos de Hita, que lidera el proyecto  El sonido de la naturaleza, patrocinado por el portal digital de El Mundo (España).  

Este experto ha trabajado por más de dos décadas en un archivo sonoro de las voces de la fauna africana, asiática y amazónica. El magnetismo del sonido natural radica, a su juicio, en que cada atmósfera sonora tiene su propio colorido, determinado por reverberaciones, distancias y profundidades,  o por los elementos no biológicos: viento, ecos, proximidades del horizonte…

Este ejercicio de grabación  natural  también ha sido realizado por expertos del país. Uno de los casos más emblemáticos fue la cristalización del primer banco de sonidos  de la Estación Pedro Vicente Maldonado, en la Antártida. Lo hizo el músico ecuatoriano Schubert Ganchozo, en 1997.

Después de su visita a ese territorio glacial, Ganchozo reconoció que cambió su mentalidad respecto  a la música y se acercó más a los conceptos ecologistas y ambientales.

Robin Perkins, activista por la conservación de la naturaleza, documentó durante el 2014 el canto de 10 aves en peligro de extinción de Sudamérica, entre ellas, el jocotoco ecuatoriano.  Las grabaciones se incluyeron en el álbum ‘A Guide to the Birdsong of South America’, basado en el canto de las aves y en el que participó el  productor local Nicola Cruz.

El Parque Nacional Cuyabeno, la Reserva Yasuní y el ecosistema de Galápagos también han protagonizado grabaciones especiales,  que se realizan con micrófonos  de condensador.

Los registros naturales, además de ser una fuente útil en la investigación científica, son pensados como un legado para las próximas generaciones.

Esa es la visión del ecologista acústico Gordon Hempton, que ha recorrido el mundo tres veces para captar las vibraciones  más raras y para buscar el sonido más apreciado de la naturaleza: el silencio. Hempton entiende al silencio no como la ausencia de algo sino como la presencia de todo.  Y asegura que cada vez es más difícil encontrar sitios en los que no se  sienta la presencia humana.

De hecho, estas grabaciones han permitido a los expertos analizar el impacto de la polución sonora dentro de la naturaleza.  Un ejemplo es el trabajo del ingeniero Michel André, de la Universidad de Cataluña,  quien advierte que cuanto más ruido se produce en el océano, más se afecta a la forma en que los habitantes marinos viven y se comunican.  “Es un gran problema que pone en riesgo los recursos marinos”,  aseguró el autor el 8 de abril pasado al portal digital La Vanguardia.

André lidera el proyecto 20 000 sonidos bajo el mar, que recorrerá durante cuatro años el planeta a bordo del velero Fleur du passion, registrando el nivel de contaminación acústica  producido por las actividades humanas.

La mayoría de registros  son recopilados en la Web y pueden ser escuchados  libremente. De hecho,  desde hace tres semanas está disponible una de las colecciones más grandes de sonidos de ballenas, grabados durante 50 años por el investigador William  Watkins.

Así, los ecologistas acústicos perpetúan las muestras audibles de la biodiversidad, con el objetivo de conservar y proteger a los  protagonistas de este concierto natural.

EN ENTREGAS ANTERIORES Atras
Mayo 26 de 2016
15 05 2016
8 de mayo 2016
1Mayo_2016
abril 24 2016
Abril 18 del 2016
10 4 2016
Abril3_2016
marzo 26 del 2016
19 marzo 2016
13Marzo 2016
marzo 5 del 2016
28 de febrero 2016
Febrero21_2016
febrero 13 del 2016
6 de febrero 2016
Enero2016_31
24 de enero del 2016
17 de enero 2016
enero 2 del 2016
27 de diciembre 2015
20 diciembre 2015
12/12/2015
diciembre 5 del 2015
29 de noviembre de 2015
22 de noviembre 2015
Noviembre 14 del 2015
8 noviembre 2015
1 de noviembre
octubre 24 del 2015
18 de octubre 2015
11 octubre del 2015
octubre 4 del 2015
27 de septiembre 2015
20 de septiembre 2015
septiembre 12 del 2015
5 de septiembre de 2015
Agosto 30 del 2015
23 de agosto 2015
16 de agosto del 2015
agosto 9 del 2015
2 de agosto del 2015
26 de julio 2015
19 de julio del 2015
julio 12 del 2015
5 de julio 2015
28 de junio del 2015
Junio 21 del 2015
14 de junio 2015
domingo 8 de junio del 2015
mayo 31 del 2015
17 de mayo 2015
mayo 9 del 2015
3 de mayo 2015
25 de abril de 2015
Abril 18 del 2015
12 de abril 2015
5 de abril
marzo 29 2015
22 de marzo 2015
14 marzo 2015
Marzo 8 del 2015
1 marzo del 2015
21 feb 2015
febrero 14 del 2015
8 febrero 2015
31 01 2015
enero 24 del 2015
18 enero del 2014
11 de enero del 2015
enero 4 del 2014
28 diciembre 2014
20 de diciembre de 2014
14 de diciembre del 2014
7 de diciembre 2014
22 de noviembre
16 noviembre 2014
9 de noviembre de 2014
noviembre 2 del 2014
26 octubre 2014
19 de octubre
11 octubre 2014
5 octubre 2014
28 de septiembre de 2014
14 septiembre 2014
7 de septiembre 2014
agosto 30
24 de agosto 2014
16 de agosto de 2014
Agosto 10 2014
3 agosto 2014
20 de julio 2014
12 de julio de 2014
Julio 6 de 2014
28 junio 2014
Junio 22 del 2014
Junio 15 de 2014
Junio 8 del 2014
01 de junio de 2014_
25 mayo
19 mayo 2014
12 mayo 2014
4 de Mayo 2014
27 Abril 2014
Adelante
VISITE TAMBÍEN: Ideas